La partida que las familias españolas destinan a fondos, en mínimos de una década


Las familias españolas siguieron haciendo frente en 2010 a la crisis económica desencadenada en 2008, con las consecuentes restricciones crediticias y el aumento del desempleo y también con la pérdida de riqueza derivada de la depreciación de los activos mobiliarios e inmobiliarios. Una situación adversa que ha provocado un cambio brusco en el comportamiento de los hogares, que han disminuido su consumo e inversión para destinar al ahorro los máximos ingresos posibles y situarlo en tasas históricamente altas. Sin embargo, la tasa de ahorro sobre la renta familiar bruta disponible podría haber pasado del 18,1% en 2009 al 14% en 2010 debido a la reducción de la renta, ante el paro y los ajustes saldados con rebajas salariales y subidas fiscales, según datos de Inverco.

De los 1,73 billones que las familias dedicaron en 2010 a activos financieros (que suponen en torno al 20% de los 8 billones de activos totales en ahorro), tan sólo el 7,4% se dedicó a instituciones de inversión colectiva, el nivel más bajo desde al menos el año 2000, cuando la partida era casi el doble, del 13,4%. Desde entonces, ha venido reduciéndose de forma continuada, situándose por debajo del 9% en 2008. En el último año, ha disminuido en un punto porcentual, desde el 8,4% hasta el 7,4%, según datos de Inverco. Es más, según la encuesta financiera de las familias del Banco de España relativa a 2008, tan sólo el 5,6% de los hogares disponía de fondos de inversión, con un saldo medio de 14.100 euros.

Mientras las inversiones en fondos de pensiones y seguros se han mantenido estables en los últimos 10 años, en niveles cercanos al 5,5% en el primer caso y por encima del 8% en el segundo –y con ligeros aumentos en el último año-, la partida destinada a inversión directa se situó en 2010 en el 24,7%, que supone el nivel más bajo en casi dos décadas y casi dos puntos menos que un año antes, según las estimaciones de Inverco. Mientras, depósitos (43,9%) y efectivo (5,5%) han venido incrementándose, hasta alcanzar en conjunto el 49,4% en 2010, casi la mitad de todos los activos financieros, también ganando peso con respecto a 2009. De hecho, los depósitos han compensado la caída en IIC (16.500 millones) y en créditos (4.000 millones).

Según Inverco, en los últimos tres años, desde que comenzó la crisis, los depósitos bancarios han tomado un protagonismo creciente en la estructura familiar, si bien la asociación hace hincapié en que los productos de desintermediación bancaria (fondos de inversión, fondos de pensiones, seguros e inversión directa) representan aún más del 46% del total, más de 10 puntos por encima de su peso hace 25 años.

En este momento, Inverco calcula que el ahorro de las familias está concentrado en un 80% en la adquisición de la vivienda y otros activos inmobiliarios, mientras sólo el 20% se dedica a invertir en activos financieros, que suponen 1,73 billones de euros de los 8 billones de activos netos. Una cifra ligeramente menor a los 1,76 billones de 2009, debido principalmente a un flujo de ahorro cifrado en la mitad de hace un año (24.000 millones de euros frente a los casi 48.000 de 2009).

De cara a 2011, en Inverco estiman que los hogares continúen disminuyendo su capacidad de ahorro, con lo que la tasa con respecto a la renta familiar bruta podría seguir mermando hasta niveles anteriores a la crisis, si bien por razones distintas. Ahora no vendrá, como desde el año 2000, motivada por una mayor confianza que compensaba la reducción del ahorro con un aumento del consumo y la inversión favorecido por la disminución de los tipos de interés reales ante una mayor estabilidad macroeconómica, la larga duración de la fase expansiva de la economía y el llamado “efecto riqueza”, sino que será la consecuencia de una caía de la renta disponible. Una renta que se situará en niveles de 2007, siendo el paro, el ajuste de los salarios en términos reales y la subida de impuestos los causantes más importantes de estas bajadas.

Más ahorro destinado a pensiones en los próximos años

Otra previsión de Inverco para 2011 y para los próximos años es que, como consecuencia del envejecimiento progresivo de la población y la reforma del sistema público de pensiones, el ahorro para pensiones crecerá de forma significativa, “consolidando la tendencia mundial hacia un sistema integrado de pensiones, en el que una parte y creciente del segundo pilar y todo el tercer pilar serán de capitalización”.

 

Empresas

Noticias relacionadas