La paradoja de esta crisis: los fondos de deuda pública son los únicos que captan en Europa


En este contexto de incertidumbre y en el que la crisis de deuda y los temores de recesión están lastrando a los mercados, en Europa sólo los fondos de renta fija gubernamental registraron flujos de entrada en la última semana, según explica BofA Merrill Lynch en su último informe, titulado “Follow the Flow, nowhere to hide” (Siguiendo los flujos, no hay sitio donde esconderse). Toda una paradoja teniendo en cuenta que una de las fuentes de preocupación más importante es la crisis de deuda de la Eurozona ante el fuerte endeudamiento de sus gobiernos, mientras las empresas cuentan con mayor fortaleza según los expertos.

Como dice el título del informe, casi no hay lugar donde esconderse de la tormenta, pues en la última semana todas las categorías de activos sufrieron salidas con excepción de los fondos europeos de deuda pública. Los más castigados fueron los fondos del continente que invierten en bolsa, con salidas netas de 3.700 millones de dólares, que han incrementado la cifra negativa en lo que va de año hasta los 8.300 millones de dólares.

En renta fija sufrió sobre todo la deuda corporativa, tanto con grado de inversión como de alta rentabilidad. Así, los fondos europeos de high yield vieron salidas de 1.800 millones de dólares, con todo una cifra por debajo de los 3.300 millones de la anterior semana. Con esta cifra, los flujos desde enero –sin contar la reinversión de interesas y los nuevos fondos- son ahora negativos, con reembolsos de 1.500 millones de dólares, a pesar de las fuertes entradas de principios de año. Y es que desde junio, los productos europeos que invierten en el activo han sufrido salidas de 10.000 millones.

También los fondos con grado de inversión tuvieron una semana negativa, con 1.700 millones de dólares en salidas en la última semana; cifra que también revierte la tendencia de 2011: desde enero, salen 634 millones. Sin embargo, los fondos de deuda pública vieron entradas de 604 millones de euros, a pesar de los problemas de deuda de la Europa periférica. En lo que va de año y pese a la crisis, captan 1.300 millones.

Ni siquiera los fondos monetarios parecen estar sirviendo como refugio, pues de ellos salieron en la última semana 1.700 millones, tras los flujos positivos de la semana anterior. En lo que va de año, pierden 17.900 millones de dólares.

Ni tampoco los fondos de emergentes (con salidas de 373 millones por segunda semana consecutiva, aunque desde enero captan 12.300 millones) ni de materias primas (con reembolsos de 623 millones, la primera cifra negativa desde junio, aunque en lo que va de año ingresan 1.900 millones de dólares).

Noticias relacionadas

Lo más leído