El caladero de oportunidades en el que no pescan el 66% de los inversores


Una encuesta encargada por AXA Investment Managers pone de relieve que los inversores internacionales están preocupados por la volatilidad a corto plazo de los mercados, pero también que podrían estar dejando escapar oportunidades a largo plazo al pasar por alto oportunidades de inversión. Entre ellas estarían los títulos de pequeña capitalización. Aunque los valores de pequeña capitalización representan el 15% del universo de inversión de la renta variable mundial, una encuesta internacional a compradores de fondos realizada en nombre de la gestora revela que la mayoría únicamente destina entre un 6% y un 10% de su cartera a este segmento del mercado. Por lo tanto, los inversores podrían estar dando la espalda a una fuente de rentabilidades potenciales y diversificación al pasar por alto esta clase de activos.

Según las conclusiones de la encuesta, el 46% de los participantes considera que la volatilidad es el mayor obstáculo para la inversión en títulos de pequeña capitalización, a casi el 40% le preocupa encontrar la gestora de activos adecuada y al 17% le preocupa encontrar el producto de inversión adecuado. También ha puesto de manifiesto que la mayor diferencia entre los que invierten actualmente en valores de pequeña capitalización y los que no es la comprensión de esta clase de activo. Los valores de pequeña capitalización suelen estar escasamente analizados y sus precios son inherentemente menos eficientes, de ahí que las gestoras especializadas en small caps puedan tener más éxito a la hora de materializar el potencial de este segmento del mercado.

“A menudo los inversores pasan por alto las características potencialmente atractivas que las empresas más pequeñas pueden aportar a una cartera, ya que las perciben como más volátiles y más arriesgadas que otras clases de activos. Sin embargo, eso significa que los inversores podrían desaprovechar la capacidad de los valores de pequeña capitalización para impulsar los resultados y la diversificación de una cartera y dar exposición a las áreas de mayor crecimiento de la economía”, asegura Matthew Lovatt, director de desarrollo de Negocio de AXA IM. A su juicio, "los inversores dispuestos a asumir el riesgo de renta variable para revalorizar su capital a largo plazo deberían tener en cuenta los valores de pequeña capitalización como una fuente de rentabilidades ajustadas al riesgo superiores en comparación con los grandes valores".

La pregunta que se hacen muchos inversores es cuánta rentabilidad y volatilidad extra se asume cuando se invierte en este universo. No hay respuesta a esta pregunta. Lo único que se puede hacer es analizar qué comportamiento han tenido este tipo de compañías en el pasado. En este sentido, se observa que la rentabilidad bruta anualizada ofrecida por el MSCI World Small Caps Index en los últimos diez años ha sido del 5,33%, frente al 4,63% del MSCI ACWI IMI. Este mayor retorno lo han generado con una volatilidad anualizada en este periodo del 19%, frente al 17,25% del índice global. En el caso del índice europeo, la rentabilidad anualizada a cinco años ha sido del 6%, con una volatilidad del 18,2%. “A largo plazo, los títulos de pequeña capitalización han ofrecido mejores rentabilidades ajustadas al riesgo que los grandes valores. Además, las compañías pequeñas a menudo impulsan la innovación y suelen encontrarse en la fase de más rápido crecimiento del ciclo de vida de las empresas”, subrayan desde AXA IM.

De cara al futuro, el estudio de AXA IM muestra que solo uno de cada tres inversores tiene intención de invertir en valores de pequeña capitalización en 2016, incluido casi el 30% de los que todavía no invierten en esta clase de activo. Los inversores que contemplan reforzar el peso de los valores de pequeña capitalización señalaron que estudiarían utilizar para ello sus posiciones en efectivo, renta fija y mercados emergentes. Las razones principales que llevan a los inversores a tener en cartera actualmente valores de pequeña capitalización como posiciones clave son las siguientes: los valores de pequeña capitalización impulsan las rentabilidades (81%), proporcionan diversificación a las carteras (78%), dan la oportunidad de invertir en empresas de crecimiento (62%) y diversifican el riesgo (40%).

Según Beatriz Barros de Lis, directora general de AXA IM para Iberia, “los datos de este estudio global son completamente aplicables a España, ya que lógicamente al inversor español también le preocupa la volatilidad de los mercados y, precisamente por este miedo, podría estar perdiéndose las oportunidades de inversión en las pequeñas compañías a nivel europeo y global. Existen grandes small caps. Sin embargo identificarlas no es tarea sencilla y las gestoras de inversiones especializadas, y los fondos de inversión, juegan un rol clave, ya que cuentan con gestores y analistas especializados en identificar las mejores oportunidades de inversión en small caps, tanto a nivel global como en Europa. Hemos notado mucho apetito por parte del inversor por este tipo de estrategias y creemos que en España podría convertirse en uno de los activos más buscados del año”.

Para Matthew Lovatt, los inversores deberían plantearse invertir en valores de pequeña capitalización con un enfoque estratégico. “Las dificultades a corto plazo, como la ralentización del crecimiento económico y la volatilidad de los mercados, no deberían ensombrecer el atractivo de la inversión en renta variable en general, y en los valores de pequeña capitalización en particular. Dado que los valores de pequeña capitalización son inherentemente menos eficientes en sus precios y requieren conocimientos especializados, creemos que los inversores pueden beneficiarse de un enfoque activo que trate de seleccionar los negocios más atractivos y de explotar la prima potencial por operaciones corporativas de los valores de pequeña capitalización”.

Profesionales

Lo más leído