La opinión de Mark Mobius sobre el último escándalo de corrupción en Brasil


Recapitulemos: hace dos semanas, los activos brasileños (acciones, bonos y divisa) sufrieron una fortísima corrección después de que se filtrara que Michel Temer, actual presidente de Brasil, había autorizado sobornos a políticos en un escándalo de corrupción. Posteriormente, Temer ha declarado en varias ocasiones que no piensa dimitir, mientras que se han presentado varias peticiones – la Constitución de Brasil permite que la solicitud pueda ser efectuada por cualquier individuo- para que se inicie un proceso de destitución. Entre medias, se ha congelado la agenda reformista del gobierno actual.

“Si Temer es declarado inocente, las siguientes elecciones generales en Brasil se celebran en 2018, por lo que permanecería en el cargo otros dos años y presumiblemente seguiría cumpliendo con su agenda”, comenta Mark Mobius, gestor de Frankin Templeton Investments y gurú de mercados emergentes. En cambio, si Temer es declarado culpable, “probablemente sea destituido y apartado del cargo, como Rousseff”.

A pesar de la gravedad de la situación, el veterano inversor demuestra abordar los hechos con mente fría: “Aunque nos ha esperanzado el gobierno más orientado a las reformas de Temer, bajo nuestro punto de vista este último escándalo no significa que vaya a acabarse necesariamente el momento, incluso aunque sea apartado de la presidencia”.

De hecho, Mobius afirma que en el hipotético caso de que Temer sea cesado en el cargo, “todavía habrá reformas, aunque probablemente requieran más tiempo para su implementación”. El gestor insiste en que los inversores deberían quedarse con el siguiente mensaje: “El movimiento de reformas en contra de la corrupción está en curso, y en general es positivo para Brasil. Incluso si el propio Temer no es capaz de sacar adelante las reformas que está supervisando ahora, pensamos que los reformistas pueden salir adelante, dado que ya tienen momento por su cuenta”.

Para el experto, lo importante es que “hay un entendimiento de que se necesitan reformas en muchas áreas, aunque suelen llevar tiempo”. Además, considera que estos avances en materia reformistas “enfatizan la importancia de tomar un punto de vista de largo plazo al invertir en mercados emergentes”, dado que “el cambio no se produce de la noche a la mañana”.

Un buen trabajo monetario

Por otra parte, el experto destaca el soporte que ha dado el Banco de Brasil en esta crisis – ha conseguido estabilizar al real, que se ha recuperado de los mínimos del 18 de mayo- y, en general, el trabajo que ha realizado en los últimos meses para controlar la inflación, que en mayo registró su nivel más bajo en diez años, en el 3,77%. Además, afirma que “todavía hay margen para que recorte más los tipos de interés”.

De hecho, Mobius declara que “una rebaja agresiva de los tipos de interés sería muy bueno para la economía”. Su punto de vista es que “es cuestión de tiempo que Brasil tenga un entorno de tipos de interés razonable, particularmente para las pequeñas y medianas empresa, que podrían financiarse a tipos más bajos”. Esto supondría un empuje general a la economía”, añade.

Un mensaje tranquilizador

Mobius percibe la reciente corrección como una oportunidad para comprar valores a un precio más atractivo: “Actualmente vemos valor en casi todos los sectores en Brasil, simplemente porque el mercado está deprimido en todas las direcciones”. No obstante, los sectores que encuentra más interesantes son el de la banca y ventas al minorista.

Como suele afirmar siempre el experto, Franklin Templeton seguirá monitorizando de cerca cómo evoluciona la situación en Brasil. Dicho esto, insiste en que “este revés es temporal; hemos visto a otros mercados recuperarse de escándalos políticos en el pasado”. Y como siempre, recomienda a los inversores fijarse en los fundamentales: “Nos parece que la recuperación en curso y de largo plazo de la bolsa de Brasil y de la economía todavía está intacta”.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído