¿Afronta la banca esta crisis mejor que la de 2008? Los gestores opinan


El sector bancario está siendo foco de todas las miradas, entre otras cuestiones, porque fue el origen de la anterior crisis económica de la que aún hoy en día se tiene un cercano recuerdo. En ese sentido, hemos preguntado a los gestores cómo ven el sector financiero actual comparado con el de 2008, ¿mejor o peor?

Pues bien, en líneas generales consideran que la situación de los bancos de hoy en día nada tiene que ver con la de entonces. En primer lugar, porque el origen de la crisis de 2008 fue totalmente financiero y ahora está en la economía real. Además, creen que tanto el regulador como las entidades han hecho los deberes desde entonces: están más saneadas y, además, cotizan en mínimos.


Alfonso de Gregorio, GesconsultAlfonso de Gregorio, gestor de renta variable, Trea AM

No tiene nada que ver el sector financiero de 2008 con el de ahora, en cuanto a ratios de solvencia o préstamos hipotecarios, al consumo…etc.

El regulador y los bancos han hecho los deberes durante la crisis. Y la afrontan de otra manera. Además, tampoco tiene nada ver la crisis de entonces con la de ahora. Va a haber cierto colapso en el sector inmonbiliario, perjudicará algo a los bancos pero no les va a pillar a pie cambiado como en 2008. Son más solidos, el sector está mucho más regulado y la concentración también es mayor.


Beltrán Parages, socio fundador y director de Relación con Inversores, Azvalor AMazValor_BF_color

El sector financiero, incluso antes de esta crisis, ya estaba en una situación complicada porque su negocio de intermediación del dinero (depósitos / préstamos) se ha deteriodado mucho en los últimos años (volumen cayendo año a año, margen de intermediación a la baja etc.). Además, están sufriendo con la proliferación de competidores en todas sus áreas de negocios, y todo ello con una estructura laboral que requiere un ajuste muy costoso.

Llevan años haciendo un gran esfuerzo y sus cotizaciones se han ajustado enormemente pero, aun así, hay muchas dudas en el horizonte (ajustes de costes, disrupción de nuevos competidores muy poderosos en sus áreas de negocio, regulación, etc.). Y ahora tenemos esta situación del Covid-19 que les añade presión por el alto nivel de impagos que van a tener. Son momentos complicados para todos y no están exentos los accionista de bancos.


juan_luis_garcia_alejo_andbankJuan Luis García Alejo, director general, Andbank Wealth Management (Andbank España)

El sector financiero ha llegado al inicio de esta crisis mejor preparado que como llegó al año 2008. La regulación ha conseguido un entorno más robusto (capital, regulación, actividades, transparencia…) a costa de empeorar los RoE de las entidades en el largo plazo. Pero, por otro lado es un sector castigado por amenazas estructurales que tiene el aspecto de permanentes: entorno de tipos de interés cero, amenaza de las fintech y de la desintemediación de los servicios, una competencia extraordinaria, etc. Por tanto llegan en mejor estado pero con perspectivas débiles. Además, seguirá la reestructuración del sector con fusiones, por ejemplo.

La buena noticia es que el mercado ya ha reconocido en precios este escenario y hoy las entidades financieras cotizan, por ejemplo en Europa, con descuentos elevados sobre sus múltiplos medios de los últimos años. De hecho, se mueven cerca de los mínimos. ¿Por qué? A los elementos estructurales mencionados hemos de sumar el impacto de la crisis del Covid-19. El mecanismo de transmisión es doble: caída de la actividad que perjudica los RoA futuros y aumento del riesgo de activos impagados. En este caso, las medidas adoptadas por los gobiernos (avales) y los bancos centrales (dotar de liquidez al sistema) son elementos claves para pasar esta crisis con éxito.


Nuria Álvarez, Renta 4

Desde el 2008 los bancos han llevado a cabo muchas medidas de ahorro de costes, optimización de la estructura de balance (reducción de activos problemáticos, venta de negocios menos rentables) y acuerdos de bancaseguros y negocios de fintech. Esto ha permitido que los niveles de capital hayan aumentado de manera considerable frente a niveles que tenían en 2008. Por tanto, desde un punto de vista de solvencia están mejor preparados para hacer frente a esta situación.

Creemos que parte de una mejor posición frente a 2008, pero el negocio en un contexto de recesión evidentemente se resentirá, y el mayor riesgo al que se enfrentan es a un aumento de las provisiones por incremento de morosidad, será el elemento a vigilar en los próximos trimestres. En positivo destaca la flexibilización por parte del BCE de algunos requisitos de capital así como la flexibilidad a la hora de contabilizar los dudosos relativos a los créditos avalados por el Estado, lo que imprime menor presión.


Maria_Jose__Marti_nez_ibercajaMaria José Martínez, gestora de inversiones de Banca Privada, Ibercaja

Desde el 2008, los reguladores de todo el mundo se han centrado en la premisa de crear bancos con un mayor colchón para afrontar crisis financieras, y aunque ahora mismo nos encontramos en una crisis sanitaria (que podría derivar en financiera) los bancos van a ser claves como mecanismo de transmisión entre las ayudas de los gobiernos y los bancos centrales. Dicho lo cual, los niveles de solvencia y los conocidos test de estrés tenían como finalidad afrontar situaciones de pánico como el actual, por lo que su posicionamiento actual es mucho mejor que en el 2008.

En términos de rentabilidad, o lo que es lo mismo, las dinámicas de crecimiento del sector no nos han resultado atractivas desde hace tiempo. Los bajos tipos de interés, el bajo o nulo crecimiento del crédito en algunos países como España (donde además todavía se tienen reminiscencias de la crisis de 2008) y las mayores exigencias de capital (que son buenas para la lo anteriormente descrito, pero que reducen la rentabilidad) son algunos de los factores que han estado, están y, con la situación actual, ratificamos que estarán presentes en sus cuentas de resultados. También es verdad que como sector cíclico que es, las ratios de valoración están en niveles muy bajos y como ya hemos dicho, en los rebotes de mercado en corto plazo seguro que están a la cabeza.


Rodrigo_Utrera_BBVARodrigo Utrera, responsable de renta variable europea, BBVA AM

En 2008 la raíz del problema fue el sector financiero y su poca solvencia. Ahora es muy diferente. El sector financiero siempre va a ser cíclico por naturaleza, y es evidente que su cuenta de resultados siempre va a sufrir mucho en tiempos de crisis. Sin embargo, ahora hay dos diferencias muy relevantes con 2008: en primer lugar, los balances están infinitamente más saneados, y en segundo lugar el sector cotiza en mínimos históricos, con unos ratios de valoración que ya descuentan un escenario muy negativo (a diferencia de 2007, donde precisamente se descontaba todo lo contrario).

Por estos motivos, y a pesar de que es un sector indudablemente cíclico, para nosotros no es en absoluto evidente que dicho sector liderase futuras caídas en caso de llegar a producirse. 

Profesionales
Productos
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído