La oleada regulatoria y la caída de los retornos: los retos de la gestión alternativa


Dos son los principales retos que afronta actualmente la gestión alternativa: la avalancha reguladora y una disminución de las rentabilidades. Para Fabrice Cuchet, miembro del Comité Ejecutivo y responsable de la Gestión Alternativa de Dexia AM, la regulación se está traduciendo en una mayor incertidumbre, crecientes costes para las gestoras y respuestas “erróneas y sobredimensionadas” que tratan de dar soluciones precipitadas a problemas cortoplacistas. Pero el experto niega cambios estructurales en “las condiciones y los catalizadores de rentabilidad para los gestores".

Los datos muestran que la industria está haciendo frente a los desafíos, con un patrimonio en junio de 2 billones de euros. Por ejemplo, mediante la oferta de fondos alternativos regulados, cuyos activos han crecido con fuerza desde 2009 gracias a su atractivo de transparencia y liquidez, alcanzando los 120.000 millones, el 6% del total. Las principales bazas de la gestora en terreno regulado son el Dexia Long Short Credit, el Dexia Index Arbitrage y el Dexia Diversified Futures.

Aunque Dexia AM aboga desde 2009 por una regulación más amplia que aumente la transparencia y restaure la confianza, es partidaria de que sea lo suficientemente flexible como para mantener la competitividad de la industria. Algo que los excesos normativos están poniendo en peligro. Cuchet destaca su impacto en la estabilidad, así como en los costes. “La visibilidad y la estabilidad ya no existen. El ritmo al que se suceden las normativas y los costes que generan representan un verdadero desafío”, asegura. Unos costes que afectan a las gestoras, más que a los inversores, pues descarta que éstos sean un catalizador de su comportamiento.

Respuestas erróneas

El experto menciona la rapidez de desarrollo de UCITS: “En 25 años ha habido tres versiones y sin embargo en un período de tres estamos pasando de UCITS  III a UCITS VI”. Otro ejemplo desestabilizador es la falta de claridad alrededor de las responsabilidades del depositario que implica UCITS V. También la respuesta que da la directiva alternativa AIFMD para mejorar la transparencia –y que algunas voces piden incorporar a UCITS VI–, a través de desvelar el apalancamiento de los fondos, por sus problemas de cómputo. “Un fondo que invierta todo en deuda estadounidense con cobertura del 100% en swaps tendrá un apalancamiento del 200% y el que invierta todo en acciones de pequeñas firmas asiáticas tendrá la mitad, a pesar del riesgo”.

Otra respuesta errónea es, según Cuchet, la potencial restricción de los activos eligibles para un fondo UCITS, que podría llevar a una distinción entre productos complejos y no complejos, algo que podría dañar la marca y dividirla. “Somos partidarios de mantenerla tal y como está hoy, sin dar pasos atrás. Los daños podrían ser aprovechados por otras regiones para construir otras marcas competidoras”, afirma.

Aumento de costes

Pero la principal preocupación es el aumento de costes que conlleva la implantación de sistemas o personal para cumplir con los requisitos de la normativa; por ejemplo, aquella sobre derivados OTC (que encarecerá los colaterales ante la extensión obligada de su uso y obligará a gestionar sistemas de control para su seguimiento diario).

Una realidad que presiona a algunas firmas aunque crea oportunidades para otras. “Las dificultades son mayores para las gestoras más pequeñas, pues los caminos posibles, externalización o inversión en sistemas y personal para cumplir la ley de forma interna, conllevan costes. Aquellas que puedan gestionarlo tendrán mayores oportunidades”, asegura.

Promesas de rentabilidad

Otro reto clave para restaurar la confianza es la estabilidad de los retornos. En los últimos años, han caído pero Cuchet matiza que su exceso de rendimiento frente al tipo libre de riesgo ha permanecido estable a lo largo del tiempo, en un rango de entre el 3% y el 4%. Además, tanto antes de la crisis como después, los fondos alternativos han obtenido menores resultados que las clases de activos de riesgo porque “los gestores han hecho su trabajo, consistente en preservar capital, limitar las caídas y minimizar el riesgo". Además, Dexia AM apunta que los niveles de dispersión de los resultados de la gestión alternativa están en niveles de 2008. Por eso niega un cambio estructural en el entorno y en los catalizadores de la rentabilidad.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído