Más activos, pero menos beneficios: la nueva realidad que vive la industria de fondos


La industria de gestión de activos está viviendo un momento dulce de crecimiento que se viene prolongando ya desde hace varios años. El 2016 fue otro ejercicio positivo para el sector a nivel europeo, con entradas netas que elevaron el patrimonio de la industria hasta los 9 billones de euros. Y todo apunta a que 2017 será otro año récord. Históricamente, un incremento de los activos significaba mayores beneficios, pero esa regla se está empezando a romper. La industria está teniendo dificultades para convertir el crecimiento de los activos bajo gestión en mayores beneficios. La presión de la competencia es cada vez más fuerte y el 2016 ha sido un punto de inflexión muy importante que evidencia que los márgenes para el sector se están comprimiendo de manera muy notable.

Un estudio elaborado por McKinsey para Financial Times revela que, a nivel global, los beneficios obtenidos por las gestoras de fondos tradicionales cayeron el año pasado un 2,9%, hasta los 66.000 millones de euros, a pesar de que el patrimonio gestionado aumentó en un 3%, hasta los 66 billones de euros. Y, lo que es todavía peor: la consultora alerta de que, en el futuro, se espera una caída de los beneficios aún más sustancial como consecuencia del crecimiento que está experimentando la gestión pasiva, el aumento de los costes que entraña cumplir con el nuevo marco regulatorio y unos mercados –tanto de renta variable como de renta fija- que tras el rally de la última década ofrecerán previsiblemente unas rentabilidades más modestas que en ejercicios anteriores.

Los beneficios caen como resultado de mayores costes operacionales y la presión que existe sobre los ingresos dada la preferencia de los inversores por los fondos más baratos. De acuerdo con el estudio de McKinsey, los costes operacionales a nivel global se elevaron un 4,8% en 2016, mientras que los márgenes de beneficios –medido como ingresos netos menos gastos operativos- cayeron un 7%. Según cálculos de la consultora, en las gestoras europeas la reducción en los márgenes de beneficios el año pasado fue del 10%. “La presión en márgenes es algo muy real” -afirma a Financial Times Philipp Koch, responsable de la industria de fondos europea en McKinsey-, que tendrá consecuencias para el sector. Una de ellas será la continuación del proceso de consolidación que está atravesando el sector, con el surgimiento de más operaciones de fusiones y adquisiciones.

Fondos cada vez más baratos

Dada la gran competencia y el cada vez mayor interés de los inversores por las estrategias indexadas, la industria se está viendo abocada a abaratar el coste de sus productos. Los datos no dejan lugar a dudas. Según un estudio realizado por Morningstar en Estados Unidos, a cierre de 2015 el porcentaje de gastos totales (TER) medio ponderado por patrimonio (excluyendo fondos monetarios y fondos de fondos) fue del 0,61%, el nivel más bajo de la historia. En 2014 el porcentaje era del 0,64% y hace cinco años del 0,73%. Tomando como referencia un periodo de tiempo más extenso se aprecia que la tendencia en las dos últimas décadas ha sido de reducción ininterrumpida de las comisiones de gestión. Pero no sería la única medida en relación a las comisiones que las entidades estarían adoptando para ser más competitivas (leer más).

“Esa tendencia llegará a Europa y afectará de elleno a la industria. Vamos a asistir a una comprensión de precios significativa. No sé cuándo sucederá, pero es seguro que va a ocurrir. Es algo que no solo responde al fenómeno de la gestión pasiva. También a la regulación y a la evolución de los flujos. No hay más que observar cómo sale dinero de las estrategias long only con bajos tracking error”, explica Aitor Jauregui, responsable de desarrollo de negocio de BlackRock para Iberia (leer más). De hecho, en Europa las entidades ya estarían tomando medidas en este sentido, como por ejemplo auto-imponiéndose el cobro de una comisión máxima, entre gestión y gastos, renunciando a parte de su comisión de gestión.

Así lo revela Fitz Partners, una firma londinense especializada en el análisis de los gastos y las comisiones de los fondos de inversión que ha publicado un informe sobre costes de los fondos transaccionales en el que revela que el 79% de las gestoras de activos subvencionan sus propios fondos para mantener los gastos totales bajo control, unas subvenciones que superan la comisión de gestión del fondo en el 19% de los casos. Fitz Partners estima que un 24% de las gestoras más grandes con distribución transnacional de fondos en Europa aplica una política de limitación de comisiones en, al menos, una de sus gamas de fondos (leer más).

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído