La nueva forma de invertir en dividendo


UBP Asset Management registrará en escasas semanas un nuevo producto del que dicen "intenta mirar a la inversión en renta variable europea de una nueva forma: repartiendo un dividendo al inversor y reduciendo la volatilidad gracias a la venta de calls sistemáticamente sobre sus subyacentes buscando un retorno anual de 10% en base a dividendo y a la venta de las opciones".


El reputado equipo, que viene de Threadneedle, está compuesto por Rupert Welchman, Scott Meech, Rob Jones y Victoria Leggett. El concepto detrás del fondo viene debido a la incertidumbre que existe sobre la apreciación de la renta variable y la poca rentabilidad que está brindando últimamente la inversión en renta fija. Por ello, lo que intenta hacer el equipo es coger los mejores atributos de las acciones; como los dividendos, y la posibilidad de exprimir la volatilidad gracias a la prima de una call y de la protección bajista; y crear unos flujos de ingresos como si de un bono se tratará, limitando la volatilidad e incrementando la calidad de la cartera. "Lo bueno que tiene este producto es que combina la alta calidad de una cartera de renta variable con la superposición de una call para proporcionar ingresos estables y una menor volatilidad", comentan desde UBP AM.

 

La filosofía del fondo reside en la identificación y selección de compañías que repartan un dividendo sostenible en el tiempo, "éste punto es muy importante para la cartera ya que es más importante la seguridad del dividendo que lo alto que sea, ya que éstas suelen tener mayor volatilidad y ser de menos calidad".

 

El criterio del fondo, en lo que a la cartera de acciones únicamente se refiere, es crear un portfolio con una rentabilidad por dividendo sostenible en el tiempo de un 5% con un rating medio de A o mejor y con un perfil claramente defensivo. El proceso de inversión se basa en la experiencia de los gestores y empiezan con un universo de 1.200 valores que se reduce a 200 una vez hecho el filtro cuantitativo que excluye cualquier compañía que haya rebajado su dividendo en un año de los últimos 10 años por más de 50% y que la cubertura de los dividendos sea 1.5 veces los ingresos. De ahí los gestores aplican un análisis cualitativo y acaban con una cartera que tiene entre 20 y 25 valores. "Esta cartera hay que tener en cuenta que está diversificada por sectores y geográficamente. La beta es de alrededor de 0,7 respecto al mercado de renta variable europeo".
 

Algunas de las empresas que componen la cartera son Roche, BASF, Total o Vodafone. Todo esto se complementa con la estrategia de call. "Intentamos generar ingresos adicionales exprimiendo la volatilidad del mercado y ajustándonos a ésta mediante una estrategia sistemática. La estrategia sacrifica potencial de crecimiento a cambio de la protección a la bajada. Las calls generan una rentabilidad media de 2% cada mes; 24% cada año. El 6% de esto se debería retener después de los movimientos del precio." Lo que sumado al 5% de rentabilidad por dividendo de los subyacentes antes comentada genera ese 10% de rentabilidad total esperada.

 

Las calls se negocian una cada día del mes y son todas a un mes. El fondo se lanzó el 15 de diciembre de 2011 y ya tienen 40 millones de patrimonio de clientes externos a la entidad. El horizonte de inversión es de 3 a 5 años. El fondo se registrará en España en escasas semanas.

Empresas

Lo más leído