La nueva clase media que ha aparecido entre las gestoras de fondos


Prácticamente la mitad del patrimonio distribuido por las gestoras internacionales en España se concentra en un puñado de diez entidades. Así lo pone de manifiesto el último informe de IIC publicado por la CNMV, que muestra que el 49% del volumen de activos que hay en España en el negocio de distribución (fondos de fondos, bancas privadas, EAFI…) lo aglutinan una decena de entidades. En términos absolutos, esto significa que de los 108.000 millones que a cierre de junio había en este segmento, 52.700 millones estaba en manos de diez entidades. Si se amplia el rango de análisis hasta el top 20 se observa que esa concentración alcanza al 72% (77.350 de los 108.000 millones está gestionado por las 20 entidades con más patrimonio distribuido en España). La cuestión es… ¿esta tendencia se está acelerando o se está reduciendo?

En lo que respecta puramente al negocio de distribución, los datos podrían hacer pensar que está cogiendo cada vez más fuerza. Si se comparan las cifras de la CNMV de junio con los del cierre de 2015 se aprecia que, entonces, el 68,5% del patrimonio estaba concentrado en las 20 primeras entidades. Seis meses después ese volumen atesorado representa el 72%, 3,5 puntos más. En cambio, en lo que respecta únicamente al top 10, la tendencia ha sido la opuesta, aunque de forma más sensible. Al término de 2015, el patrimonio de las diez entidades con mayor patrimonio comercializado en España tenían el 50% de la cuota de mercado, cuando a cierre del primer semestre del año este porcentaje era del 48,8%, 1,2 puntos menos que entonces. En realidad, ambas cifras no dicen nada del momento que en realidad está viviendo la industria, por lo cortoplacista del momento analizado.

Lo cierto es que, durante los últimos años hemos asistido a un cambio de tendencia. Esto se hace evidente si se comparan los datos actuales con los de años atrás. En de marzo de 2015, por ejemplo, el patrimonio que aglutinaba el top 20 rondaba el 75%, tres puntos más que ahora. Si se analiza cuál era la fotografía a principios de 2013, se observa que el 58,2% de los activos que las gestoras internacionales tenían en distribución se concentraba en las diez entidades que contaban con un mayor patrimonio. Hoy esa cuota de mercado es 10 puntos inferior. Y lo mismo en lo que respecta al top 20. Hace tres años, estas entidades tenían el 79% de los activos, cuanto hoy tienen siete puntos menos de cuota de mercado. Es decir: pese a que la tendencia a la concentración de flujos ha vuelto a ser significativa en el primer semestre de 2016, lo cierto es que hubo momentos en el pasado en el que esa aglomeración de flujos era mucho mayor. ¿Qué está pasando?

La respuesta está en la cada vez mayor competencia y en la irrupción en el mercado español de nuevos actores (ya hay 909 firmas extranjeras comercializando sus fondos en España). Las gestoras históricas han logrado durante los últimos años mantenerse en los primeros puestos del ranking. De hecho, desde 2013 solo ha habido dos cambios en el top 10, con las entradas de Nordea y AXA IM y las salidas de PIMCO y Franklin Templeton. Pese a que el liderazgo de las principales firmas se ha mantenido, ha aparecido una clase media de entidades que han conseguido atraer con sus gamas volúmenes comprendidos entre los 1.000 y los 3.000 millones de euros, que las sitúan en la clasificación entre el undécimo y el vigésimo séptimo puesto, lo que ha contribuido de manera muy importante a este fenómeno de dispersión patrimonial.

Se trata de gestoras como MFS IM, Candriam, GAM, Old Mutual o Natixis Global AM, firmas que hace tres años no aparecían en la clasificación y que ahora se han hecho un hueco al haber logrado captar la atención de los inversores con uno o varios de los fondos que comercializan. También hay otras que sí estaban, pero que han engordado mucho su patrimonio. Algunas lo han triplicado, como es el caso de Pioneer Investments o Robeco (ver el ranking actual y el ranking de hace tres años) e incluso cuadriplicado, como BNY Mellon IMHace tres años, la undécima gestora extranjera con más patrimonio comercializado en España tenía 1.100 millones de euros. Actualmente, ese volumen la situaría en vigésimo sexto lugar. Por posiciones avanzadas en el ranking, la que más éxito relativo ha tenido ha sido sin duda Nordea, que ha pasado de no aparecer en el top 20 hace tres años a estar en el top 10, según siempre datos de la CNMV, que no contemplan ni mandatos ni volúmenes en ETF.

Se trata de una industria donde existe una gran competencia y en el que prácticamente no hay barreras de entrada. Las entidades solo tienen que registrar sus productos en la CNMV para poder comercializarlos. Ya hay más de 900 gestoras que comercializan sus productos en el mercado español. Algunas que años atrás apenas eran conocidas han alcanzado un gran éxito. Uno de los éxitos más sonados ha sido el de Ethenea Independent Investors, una boutique luxemburguesa con apenas 12.000 millones de euros en activos que ha alcanzado una gran popularidad en España gracias al Ethna AKTIV. Para la industria, esta mayor competencia significa que habrá lucha por ganar cuota de mercado. “Las gestoras competirán en calidad de producto, teniendo que justificar muy bien sus comisiones”, afirma Sasha Evers, director general de BNY Mellon para España y Portugal.

Profesionales
Productos
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído