Tags: Latam |

La nacionalización de Red Eléctrica de España, un hecho ya descontado por Fitch en Bolivia


Fitch recuerda que desde la llegada al poder de Evo Morales en 2006 la participación del sector público en la economía se ha más que duplicado pasando del 14% al 34% en 2011. Desde entonces, el Gobierno de Morales ha nacionalizado y se ha apoderado de activos, incluyendo la mina de estaño más grande del país, la mayor compañía de telecomunicaciones, plantas de fundición, plantas cementeras, refinerías de petróleo y todo el combustible al por mayor, así como la generación de electricidad y empresas de distribución.

"Hemos descontado que prosiga la política intervencionista en la calificación B+ de Bolivia", que reconoce la mayor participación del estado en la economía y rebajan los intereses de inversión ante un clima más pobre para los negocios, reza Fitch en su nota. Asimismo, explica mientras que la inversión pública ha compensado en parte la debilidad de la entrada de inversión extranjera, la productividad y la capacidad de producción en empresas estatales sigue a la zaga. Como resultado, la media de crecimiento para Bolivia en los próximos años, en el 4.5% en 2011, continúa muy por debajo de la media de 5.9% para la categoría país “B”.

La nacionalización de Red Eléctrica por parte de Bolivia se produce tras la reciente expropiación de YPF en Argentina. Para Fitch estas acciones destacan el alto nivel de políticas imprevisibles por parte de algunos países calificados como “B”, aunque sostiene que la robusta situación fiscal y los balances externos no parecen que vayan a deteriorar el vis a vis con sus pares soberanos dado el tamaño relativamente modesto de los activos involucrados en la última nacionalización.

En este sentido, Fitch subraya que Bolivia mantiene un margen de maniobra fiscal con depósitos del Gobierno acumulados de un 16% del PIB, una fuerte posición de reservas internacionales, ahora en los 12.500 millones de dólares, lo que representa el 56% del PIB, y un considerable superávit en cuenta corriente. Asismismo, el historial de estabilidad macroeconómica del país, que se pone de manifiesto en sus bajas tasas de inflación, un régimen de moneda estable y un sistema bancario sólido, le posibilitan medirse favorablemente con sus compañeros y aún países con mayor calificación.

 

Lo más leído