La mitad de los inversores en fondos no sabe qué hay en las carteras


Casi la mitad de los clientes de fondos de inversión en España desconoce los activos en los que invierten los productos de los que son partícipes. Sólo el 54% sabe lo que hay en las carteras de sus fondos. Son los inversores con perfil más dinámico los que más se preocupan por este tema, pues el 71% es consciente de su composición. Esta realidad se pone de manifiesto en una reciente encuesta del Observatorio Inverco, efectuada entre más de 1.000 partícipes.

Otra de las cosas que tienen poco claras los inversores es quién hay detrás de los fondos que contratan: así, siete de cada diez ignoran que estos productos son administrados por un equipo de gestores profesionales y especializados, y no por el comercializador, y tampoco tienen claras las diferencias la entidad gestora y la comercializadora, algo que exige esfuerzos de comunicación por parte del sector.

Con todo, cada vez hay un mayor interés. “Existe un mayor interés en conocer quiénes son las entidades que están detrás del producto, como la gestora o el depositario. Son preguntas que antes no se hacían”, comenta Jaime Banegas, experto del Observatorio, que cree que los resultados mandan un mensaje de transparencia sobre los equipos gestores. Los expertos entienden que este desconocimiento es resultado de la estructura del sector en España, donde hay menos gestores estrella y resulta más difícil identificar a los equipos.

Fernando Triano, experto del Observatorio Inverco, considera que el desconocimiento de la cartera puede justificarse en algunos casos por el hecho de que los gestores de estos vehículos han de ceñirse al folleto de inversión. “En el caso de las inversiones a medio y largo plazo, es más importante conocer la política de inversión que las posiciones tácticas”, asegura.

Más de la mitad de los partícipes está posicionado en fondos garantizados, monetarios o de renta fija, que tienen gran parte de sus carteras invertidas en deuda pública española. “La marca España no es tan negativa, teniendo en cuenta sus atractivas rentabilidades frente a otros activos que pueden llegar incluso a números rojos, como los bonos alemanes a diez años. Al final, lo que cuenta son las rentabilidades”, explica Ángel Martínez-Aldama, director del Observatorio Inverco.

Rentabilidad y seguridad

De hecho, el factor que más valoran los partícipes a la hora de escoger un fondo son sus rentabilidades, sobre todo en relación con otros productos de la misma categoría, según las conclusiones del estudio “Partícipes: visión sobre los fondos de inversión y sus gestores”. La evolución de la cartera o los movimientos realizados son factores más secundarios. De ahí el apetito por fondos garantizados, que ofrecen una rentabilidad asegurada de antemano, según Aldama.

Los inversores también valoran el tamaño del producto y la cuota de la gestora en este tipo de fondos. La preocupación por la seguridad, más que relacionarse con el contenido del fondo, se vincula a la gestora: es la característica que buscan en la entidad con la que contratan estos productos, junto a la rentabilidad y la experiencia.

Algo que llama la atención teniendo en cuenta que, en caso de quiebra de la gestora o el grupo financiero, la inversión en fondos sigue siendo segura, por lo que tendría sentido que la preocupación por la seguridad se centrara en el subyacente en lugar de en la entidad, según Triano. Esta realidad sólo la conocen cuatro de cada diez partícipes, según el estudio (ver gráfico).

 

 

Tampoco son conscientes de las ventajas fiscales de los fondos. Aunque saben que pueden posponer el pago de impuestos al momento en que decidan rembolsar, desconocen sus ventajas fiscales frente al resto de productos, así como el mecanismo que permite traspasar capital entre fondos sin tributar por ello. Así, el 70% cree que los depósitos, pagarés o acciones tienen más ventajas fiscales. Por todo ello, el Observatorio considera que un mayor conocimiento de los fondos impulsaría su negocio.

Poca lectura del folleto

Con respecto al fondo en sí, los partícipes conocen la gestora y el tipo de fondos en los que invierten. El 74% apuesta por gestoras españolas, si bien los más dinámicos diversifican más y eligen también a las internacionales (el 27% de los dinámicos invierte en ambas y el 6% solo en gestoras foráneas). Además, el 77% invierte con una sola entidad, número que baja hasta el 67% en el caso de los más activos. En general, el perfil del inversor español es muy conservador, con cerca del 40% de los partícipes apostando por productos garantizados. Partícipes que consideran, además, que la oferta de fondos es completa y se ajusta a sus necesidades.

Aunque seis de cada diez revisan la información periódica –si bien sólo el 40% la comprende–, sólo el 28% asegura leer en detalle el folleto descriptivo del fondo (sobre todo los más conservadores, que son los que menos se informan). De ahí los esfuerzos del KIID o documento simplificado, existente en todos los productos desde le pasado 1 de julio para cumplir con la normativa europea, por ofrecer una información rápida y clara.

Web y redes sociales

El partícipe consulta con regularidad la web de su entidad (el 60% lo hace) y está empezando a seguir a través de las redes sociales a las gestoras de fondos de inversión, aunque es una tendencia muy incipiente: sólo el 14% sigue a las entidades en Facebook, el 6% lo hace en Linkedin y el 9% en Twitter.
 

Archivos adjuntos

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído