La mira puesta en Estados Unidos y la pólvora concentrada en Europa: la estrategia de N+1 SYZ


Cuándo y en qué grado realizará la Reserva Federal (Fed) estadounidense su segunda subida de tipos es una de las preguntas que más se hacen gestores de fondos y asesores financieros. Si bien el consenso de mercado apunta hacia diciembre, desde N+1 SYZ difieren, más próximos a la tesis de septiembre.

Carlos Salvador, profesor del área de Economía e Historia de Cunef, resume el sentimiento de consenso.  “Los planes iniciales de la Fed, que prevenía hasta cuatro subidas para el 2016, se han visto trastocados por los diferentes riesgos de la economía global: la intensa caída del precio del petróleo, la caída en el nivel de crecimiento de la economía de China y las consecuencias económicas del Brexit, que siguen generando una elevada incertidumbre sobre el futuro crecimiento de la economía inglesa. Ante este ambiente de incertidumbre, al que se debe añadir las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos el 8 de noviembre”, recuerda, “cobra mayor fuerza que sea en diciembre cuando la Fed lleve a cabo una nueva subida de los tipos de interés”.

El contrapunto lo pone Ignacio Dolz de Espejo, director de Inversiones de N+1 SYZ. “Nosotros le asignamos más probabilidades (a una subida de tipos a finales de septiembre) y, sobre todo, creemos factible que el mensaje sea más agreviso”, prevé, consciente de que “es difícil sostener tipos tan bajos” durante más tiempo, especialmente cuando “estos niveles no son compatibles con los datos macro, y aumentan la probabilidad de estar hinchando más y más una burbuja, justo lo que la Fed debe evitar normalizando los tipos antes de que la inflación repunte”.

La boutique española de banca privada plantea su estrategia actual sobre varios pilares: renta variable europea, caja y deuda emergente, en función esta última de lo que haga la Fed.

El rebote de los meses veraniegos ha devuelvo a los índices bursátiles de Europa en niveles previos al referéndum de Reino Unido. Según Dolz de Espejo, las acciones europeas aguantarán mejor las próximas semanas, aunque la firma está infraponderada en renta variable respecto a los índices de referencia de sus carteras. Además, confían en tener algo de caja de forma táctica y temporal para poder aprovecharla si el mercado corrige. La duda surge en torno a la renta fija emergente. “Si, efectivamente, la Fed es algo más agresiva, la deuda emergente podría corregir y aprovecharíamos la oportunidad para entrar con fuerza”, asegura.

La renta variable americana sigue siendo el principal peligro que atisban en el horizonte más próximo los expertos de la compañía. Su valoración es muy exigente y podría sufrir una corrección en otoño, de acuerdo a sus previsiones.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído