“La macroeconomía ha cobrado una importancia mayor que nunca”


Que los mercados se mueven muy rápido lo sabe muy bien Bob Jolly, uno de los gurús más reputados de la industria. El responsable del área de Global Macro de Schroders tiene claro que la bipolaridad en el sentimiento de los inversores hace que los mercados pasen de la depresión a la euforia a una gran velocidad. Sin embargo, esto no supone para él un gran problema. Todo lo contrario. “La volatilidad generada por las fuerzas macroeconómicas imperantes crea oportunidades. Actualmente, la macroeconomía ha cobrado una importancia mayor que nunca”, afirma.

En la que ha sido su primera visita a España desde que asumiese el cargo en Schroders, el experto no ha querido desaprovechar la oportunidad para explicar cuáles son, en su opinión, las reglas de oro que su equipo sigue a la hora de gestionar una cartera en el actual entorno. “Lo primero que se debe hacer es echar un vistazo al conjunto de instrumentos de inversión que tienes a tu disposición, sin renunciar a ninguno de ellos”. Su consejo en este sentido es claro: “usa derivados, futuros, todo aquello que te sirva para construir la posición en tu cartera de una manera más eficiente”.

A partir de ahí, el también gestor del Schroder ISF Strategic Bond Fund -fondo muy descorrelacionado con otros mercados que en los últimos tres años ha ofrecido una rentabilidad anualizada del 6%-  y del Schroder GAIA Global Macro Bond Fund -11,3% en lo que va de año- ve clave centrarse en la construcción de la cartera, diversificar el capital por estilo de inversión, horizonte temporal y fuentes de alfa, e introducir la gestión del riesgo como una parte integral del proceso. “Hay que cuestionarse todos los días las posición y preguntarse sobre las razones que te motivaron a posicionarte en el activo. En caso de que esos factores hayan desaparecido, lo mejor es deshacerla”, afirma.

En el mercado de renta fija, Jolly reconoce que las rentabilidades que ofrece la deuda pública son tan bajas que se hace imprescindible buscar alternativas. “A largo plazo, no tiene ningún sentido invertir en algo que te hace perder dinero”. En el caso del Schroder ISF Strategic Bond, el experto sobrepondera deuda periférica y estadounidense, en detrimento de bonos de Europa continental. El gran objetivo es evitar el default. “Las medidas introducidas por los bancos centrales hacen que el ratio de impago vaya a seguir siendo bajo. No obstante, hay que tener en cuenta que el default no sólo es que no te paguen, sino también que tu inversión no sea remunerada al tipo pactado”.

En este entorno, el ser especialmente selectivos resulta crucial. Y es que, la política ultra expansiva que han venido aplicando las autoridades monetarias tendría algunos efectos perversos. “Mantener compañías zombis a flote destruye la productividad y el crecimiento económico”. Este riesgo es especialmente importante en Europa donde, según Jolly, la atención está más centrada en los políticos que en la economía. “En Europa, cuando las cosas van bien, nadie hace nada. Los mercados son los que fuerzan a los políticos a actuar. Al menos, sabemos que Europa quiere estar unida”.

Jolly cree que existen algunas similitudes entre Europa y Japón antes de que el país del Sol Naciente entrase en las dos décadas perdidas. “Aunque los problemas que sufre Europa son de diferente índole al pasar desde una divisa demasiado fuerte a la pérdida de capacidad productiva de algunos países como Italia, la clave está en el consumo. Es el inicio del buen comportamiento de una economía. Sin embargo, la confianza en la región está muy deprimida. La recapitalización de la banca ha sido el primer paso para recuperar esa confianza. De los países desarrollados, sólo en Estados Unidos la confianza es positiva, si bien su desequilibrio fiscal es insostenible”.

En su opinión, estamos en un proceso de convergencia. “Los países desarrollados arrastran unos niveles de endeudamiento demasiado elevados, mientras que los balances de los emergentes cuentan en estos momentos con un nivel de deuda muy bajo. Esto es algo que se tiene que rebalancear, si bien será un proceso lento que generará mucha volatilidad”. Entre las distintas oportunidades de inversión que cree que surgirán, el responsable del área de Global Macro de Schroders pone como ejemplo los mercados de deuda emergente. “El desarrollo de los mercados de crédito en Asia generará interesantes oportunidades de cara al inversor”, indica.

Según explica Jolly, los emergentes están tratando de pasar de un crecimiento económico a todo costa a un crecimiento de calidad. “La necesidad de cambiar el modelo de crecimiento hacia uno más sostenible en el tiempo es algo que han empezado a reconocer algunos países. Esto es especialmente significativo en el caso de China. El Gobierno chino ha terminado por admitir que el modelo diseñado hasta ahora genera una polución inasumible que mata a su población, lo cual les está obligando a dar un giro a la estrategia seguida hasta ahora”, indica el experto.

Puede conocer la estrategia contada por el propio gestor a través del siguiente vídeo (subtítulos en castellano).

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas