La llama olímpica se va de Grecia


A su llegada al poder, el nuevo presidente francés seguramente se esperaba un calendario europeo más agradable. El mismo día que salió elegido, el resultado de los comicios electorales griegos reavivaba las inquietudes de la permanencia de Grecia en la zona euro. A lo largo del mes pasado, una serie de factores macroeconómicos indicaban un choque evidente entre los partidarios de mantener las políticas de austeridad como forma de salir de la crisis y los que creen necesario que éstas vayan acompañadas de medidas de estímulo, lo que empeoró aún más la visibilidad, indica La Française Asset Management.
 
Los mercados financieros no han tardado en reaccionar: depreciación del euro frente al dólar, fragilidad generalizada de los activos de riesgo, recuperación del interés por la deuda soberana de Alemania y EEUU y rebrote de las tensiones en los países periféricos, principalmente en España.
 
Al final, los mercados funcionan al revés que los Juegos Olímpicos, donde lo importante no es participar sino ganar…ganarse la confianza de los inversores. Esta confianza es difícil de conseguir en el entorno actual, especialmente con las próximas elecciones previstas en Grecia para el 17 de junio.

Lo más leído