La labor del gestor de renta variable


Existente básicamente dos formas de gestionar la renta variable:

            1.         Benchmarking

            2.         Diferenciada

Se considera benchmarking o indexación aquellos fondos de inversión de renta variable que están gestionados teniendo una composición de la cartera idéntica o muy parecida al índice de referencia o benchmark.

Es un tipo de gestión que no se diferencia del índice de referencia y debe tener una comisión de gestión reducida, ya que la gestión no aporta valor al partícipe. De hecho, el partícipe de este tipo de fondo, podría replicar el comportamiento del fondo indexado a través de la compra de un ETF del índice o derivados sobre el índice.

La gestión diferenciada de un fondo de inversión de renta variable procura a través de distintas estrategias de distribución de las inversiones (crecimiento, valor, beta, técnicos, derivados, etc), batir al índice de referencia consistentemente. La comisión de gestión está justificada por la labor del gestor en el análisis de las compañías y la diferenciación del fondo de inversión del índice de referencia.

La gestión de renta variable española y europea de los fondos de Renta 4 Gestora (Renta 4 Bolsa, Renta 4 Valor Europa y Renta 4 Cartera Selección Dividendo), están gestionados desde la perspectiva valor, diferenciándose considerablemente la composición de las carteras de sus respectivos índices de referencia.

Así, el análisis de las compañías en las que los fondos están invertidos es fundamental para conseguir que el crecimiento del beneficio de las compañías que componen la cartera, junto con la valoración que en cada momento hace el mercado de las compañías, sea lo que ocupa la mayor parte del trabajo del los gestores.

El gestor que invierte con la filosofía valor, se basa en variables como el retorno del capital empleado, el crecimiento rentable de los beneficios, el crecimiento del beneficio por acción, el crecimiento en ventas, el comportamiento de los márgenes sobre beneficios, la conversión en efectivo de los ingresos generados, y el estudio del balance para reducir el margen de error que toda inversión tiene.

Un fondo de inversión de renta variable está invertido en acciones de compañías permanentemente (si no lo estuviese no sería un fondo de bolsa, si no mixto), por lo que la variable más importante para un inversor que adopte la filosofía valor, es el ROE y el ROCE, es decir, el retorno que consigue la empresa por cada euro que emplea en inversión en capital.

Ser accionista de una compañía tiene más implicaciones que comprar o vender un valor. El gestor emplea una parte del patrimonio gestionado en invertir en el capital de la compañía y fiar ese dinero a un equipo directivo que debe generar valor a sus accionistas.

Es vital conocer y confiar en el equipo gestor de las empresas en las que queremos invertir. Una buena compañía con un mal equipo gestor puede no valer mucho, y una empresa con un buen equipo gestor en un negocio que no va bien, puede reestructurar la compañía y hacer que esa compañía valga mucho más.

Noticias relacionadas

Lo más leído