La inversión sostenible también puede aplicarse a las bolsas europeas


TRIBUNA de Alexander Roose, gestor del fondo DPAM Invest B Equities Europe Sustainable. Comentario patrocinado por Degroof Petercam AM.

La sostenibilidad es un elemento que cada vez está cobrando mayor importancia en el mundo de la inversión. Este punto de vista se puede aplicar a la inversión en cualquier tipo de activo, incluida la renta variable europea. DPAM Invest B Equities Europe Sustainable invierte en compañías europeas, seleccionadas en base a criterios de desarrollo sostenible (éticos, económicos, sociales y medioambientales). La clase F acumula una rentabilidad del 6,19% a cierre de julio.

El aspecto sostenible de nuestra cartera sigue progresando, en términos de la media ponderada del fondo comparado con su índice de referencia (MSCI Europe Net Return) así como respecto a la composición de la cartera. Específicamente, esta está ahora más expuesta al sector sanitario, bienes de consumo y compañías tecnológicas. El análisis en términos de calidad ESG (medioambiental, social y de gobierno corporativo) también es útil para evaluar las dinámicas ESG de la cartera. Los perfiles con una puntuación estable han continuado mejorando durante el trimestre (74% a 84%), lo que muestra la capacidad de la cartera para integrar perfiles en una curva creciente de puntuaciones ESG (del 5% al 4% de la cartera) y también perfiles que están estabilizándose al máximo de su capacidad (del 22% al 13%).

El consumo básico contribuyó positivamente al rendimiento de DPAM Invest B Equities Europe Sustainable, mientras las compañías tabaqueras, que recibieron un duro golpe, están excluidas de nuestro universo de inversión sostenible. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) sorprendió a los mercados con sus planes para reducir la nicotina en los cigarrillos convencionales hasta niveles no adictivos. El consumo discrecional fue otro sector con un buen rendimiento. La tecnología completa el podio de mejores sectores el pasado mes. Los peores fueron los materiales y el sector industrial, este último arrastrado por unos malos resultados empresariales.

Desde un punto de vista sostenible, el sector farmacéutico es una industria compleja. Por un lado, es un sector clave para dirigir los retos sociales y demográficos, mientras, por otro lado, las grandes compañías farmacéuticas habitualmente se enfrentan a grandes problemas éticos. Las controversias principales están relacionadas con la corrupción, especialmente tras los escándalos en China, pero también implican la calidad y seguridad de sus productos. El análisis de este sector está centrado en estos dos temas, y también en la capacidad de las compañías para gestionar su capital humano. Además, el gobierno corporativo siempre ha sido un tema clave para nosotros ya que nos permite desenterrar cualquier asunto en términos de una falta de independencia que puede poner en peligro la salud de los consumidores.

Los mercados europeos de renta variable estuvieron planos o a la baja en julio, con un bajo volumen de negociación a pesar de la positiva temporada de resultados empresariales. El euro avanzó casi un 4% ante la posible decisión de tapering en septiembre por parte del BCE. Seguiremos vigilando cualquier decisión que hagan Trump y su gabinete al otro lado del Atlántico, ya que algunas de sus ideas y propuestas tendrán implicaciones de largo alcance para el comercio, la economía, la política, compañías individuales y, en consecuencia, para los mercados financieros. Será importante ver si Trump puede construir un consenso con los conservadores para la siguiente tanda de propuestas legislativas.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas