La inversión española en capital riesgo cayó un 23,5% en 2012


La inversión de las entidades de capital riesgo en España en 2012 cayó un 23,5% con respecto a 2011, con un volumen de 2.472 millones de euros invertidos en 543 operaciones frente a los 3.233 millones de un año antes, según la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (Ascri), en colaboración con Webcapitalriesgo.com. Así, el 72% de las operaciones fueron inferiores al millón de euros y el 83% se dirigieron a pymes de menos de 100 trabajadores. Además, el 61% del volumen total generado por las mismas se debió al interés de los fondos internacionales por las empresas españolas.

La comunidad autónoma que más volumen de inversión recibido concentró fue Madrid, con un 53,6% del total, seguido de Cataluña (22%) y País Vasco (13%). Por su parte, entre los sectores más favorecidos por número de operaciones, destacan la informática (35,9%), los productos y servicios industriales (11,2%) y la biotecnología (9,2%).

En el lado opuesto del proceso, el de las desinversiones, estas sufrieron una caída en volumen (a precio de coste) del 40% respecto a 2011, con 344 operaciones registradas, las cuales supusieron casi 1.197 millones.

Según José Manuel Campa, profesor de Economía y Finanzas en IESE Business School, el alto nivel de apalancamiento de España está soportado, principalmente, por los hogares y por las empresas no financieras. A su juicio, “tenemos empresas muy apalancadas y basadas en financiación bancaria”, por lo que, en consecuencia, “el capital riesgo es la alternativa clave” para ellas. “Es bueno tener pymes, pero no demasiado tiempo. Las buenas deben crecer y, las malas, morir”, resumió el ex secretario de Estado de Economía entre 2009 y 2011 en la jornada ‘Emprendimiento, Pyme y Capital Riesgo’, organizada por Ascri.

A este respecto, “aunque será un proceso lento, el MAB -Mercado Alternativo Bursátil- será beneficioso para este tipo de compañías”, cree Jorge Mataix, socio de N+1 Mercapital. En su opinión, por un lado, “las pymes españolas podrán entrar a cotizar en los pequeños mercados de capitales con menos costes”, mientras que, por el otro, “los inversores tendrán que tener más conocimiento sobre lo que hacen”, en referencia a la dificultad de análisis que este tipo de mercados alternativos conllevan.

El capital riesgo, óptimo para el largo plazo y los planes de pensiones

Los fondos de capital riesgo comportan dos grandes problemas frente a las Instituciones de Inversión Colectiva (IIC), opina Antonio Moreno, director de Autorización y Registro de Entidades de la CNMV: “tienen menor liquidez que los fondos tradicionales y su rendimiento es más difícil de valorar”. Sin embargo, también juegan con una gran ventaja, recuerda, ya que “son óptimos para el largo plazo”.

De esta forma, William Gilmore, jefe de Capital Riesgo en Scottish Widows, señala la importancia que tiene este tipo de inversión para los planes de pensiones. “Aumenta la rentabilidad en un entorno de tipos bajos y genera diversificación, ya que puede absorber el impacto de la volatilidad en los fondos de pensiones gracias a su correlación negativa perfecta con los mercados públicos”, resume.

El ICO, al rescate de las empresas españolas

El presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Román Escolano, anunció en la jornada organizada por Ascri que la agencia pública destinará durante los próximos años 1.200 millones en actuaciones de financiación y asesoramiento destinadas a las empresas españolas, proyectos que irán desde la fase inicial hasta la fase de expansión.

En concreto, son tres los proyectos que tiene entre manos en la actualidad la entidad de crédito española, tal y como explicó Escolano: el Fond-ICO Global, el Fondo Isabel La Católica y, finalmente, una Red Nacional de Incubadoras. Para su gestión, el ICO contará con la ayuda de Axis (gestora de capital riesgo participada al 100% por el propio ICO), el Fondo Europeo de Inversiones (FEI) y expertos en start-ups israelís.

Profesionales

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído