“La inversión en dividendo ofrece protección contra la inflación”


Las políticas monetarias expansivas de los países desarrollados han elevado el peligro de la inflación. “Habrá inflación, eso es seguro. La única duda es cuándo. Los inversores creen que están seguros en renta fija. Pero la deuda pública y privada ofrecen un valor limitado y hay un riesgo alto de pérdidas si se dispara la inflación”, explica Oliver Russ, socio y gestor de Argonaut Capital, una de las boutiques de Ignis Asset Management.

Russ defiende que la inversión en compañías con alta rentabilidad por dividendo. “Tienden a ser valores grandes y menos volátiles. Y ofrecen una protección frente a un repunte de la inflación. Los dividendos han contribuido con más de un 50% de la rentabilidad total conseguida por la renta variable desde 1985. Y además estamos entrando en un periodo en el que se da más importancia al dividendo. Habrá un foco importante en los dividendos en el futuro”, afirma.

“Los Bancos Centrales esperaban deflación ahora y lo que tenemos es una inflación cercana a la media. Y eso que el dinero está en los bancos sin moverse. En Alemania, en los años 30, imprimieron dinero y la deflación se mantuvo. Imprimieron más y se desató la inflación. No digo que vaya a pasar lo mismo, sino que hay que estar alerta y buscar señales tempranas de inflación. En Reino Unido, por ejemplo, ya hay algunas”, añade Russ, que gestiona el Ignis International Pan European Dividend Income Fund.

Pero al invertir en dividendo, dice Russ, no basta con invertir en las empresas con más alta rentabilidad por dividendo. “La mejor cartera no es la compuesta por las acciones con más alta rentabilidad por dividendo. Algunas empresas presentan una elevada rentabilidad por dividendo justo antes de recortar la retribución al accionista, como ha pasado por ejemplo con los bancos. Por eso buscamos compañías con capacidad de mantener el dividendo y con directivos que entiendan que el dividendo es importante. Nos queremos enfocar en compañías con una verdadera política de dividendo. Y no son muchas las que la tienen. En una cartera hay que combinar empresas de alta rentabilidad por dividendo hoy con valores con potencial de generarla en el futuro”, comenta el gestor.

El fondo fondo tiene una cartera concentrada, con entre 30 y 55 valores, y tiene una rentabilidad por dividendo por encima del 4.5%. El fondo registrado en España tiene un patrimonio de 30 millones de euros, pero el producto original registrado en el Reino Unido, Argonaut European Income Fund, alcanza un patrimonio de casi 500 millones de euros, y fue el primer fondo de su tipo en Reino Unido.

Russ destaca que el dividendo se va convirtiendo en algo más importante para las empresas en Europa. Su universo de inversión está compuesto por unos 800 valores, con una capitalización bursátil superior a los 500 millones de libras. “Las compañías europeas generan elevados flujos de caja libre, y ponen un nuevo énfasis en devolver capital a sus accionistas vía recompra de acciones y dividendos. Es un cambio en el mercado. Muchas compañías son tan grandes que es difícil para ellas seguir creciendo y tienen mucho dinero que han ido acumulando”, dice.

Un gran número de compañías europeas, destaca Russ, ofrecen por primera vez una rentabilidad por dividendo superior a la rentabilidad de sus bonos y sin un riesgo significativo de dejar de pagar dicho dividendo en el futuro. “La rentabilidad que ofrece el dividendo casi es la única disponible, en un momento en el que la renta fija presenta una rentabilidad muy baja. Y no hay burbuja en el mercado de renta variable. Algo que no tengo tan claro en la renta fija. En el caso de la renta fija corporativa, no diría que hay una burbuja, pero la rentabilidad absoluta que ofrecen no es demasiado atractiva y su potencial de mejora es limitado”, añade el gestor.

Russ señala que en Reino Unido se ha disparado la demanda por parte de los fondos de pensiones de productos que invierten en compañías de alto dividendo capaces de proveer un ingreso estable y ayudar mantener el poder adquisitivo de los pensionistas.

“Los márgenes de las compañías europeas se han defendido muy bien durante la crisis”, añade Russ. El fondo de Ignis AM invierte en compañías mal valoradas por el mercado y con capacidad de hacer crecer su dividendo y el precio de sus acciones. La parte central de la cartera está compuesta por grandes compañías infravaloradas por el mercado. El gestor busca también empresas de rápido crecimiento, pero reconoce que son difíciles de encontrar. Y añade, desde el punto de vista táctico, valores en situaciones especiales.

Encontrar compañías de calidad es fácil. Pero es difícil encontrar empresas baratas y con capacidad de mantener los beneficios y los dividendos”, dice Russ. La rotación de la cartera es baja, de sólo un 20%. El objetivo del fondo, aunque solo invierte en compañías de alto dividendo, es batir al índice MSCI Europe, con un objetivo de tracking error de entre un 5% y un 8%.

 

Empresas

Lo más leído