“La industria de fondos europea es perfectamente capaz de reinventarse”


No es muy frecuente que Xavier Guillon visite Madrid, aunque “eso va a cambiar”, afirma el CEO de Oyster Funds, la división de fondos de inversión de SYZ Asset Management, en una entrevista concedida a Funds People. “España ha sido siempre un mercado muy importante para nuestro grupo y prueba de ello es que continuamos invirtiendo en el país incluso durante la crisis, cuando otras gestoras optaron por marcharse”. Ahora, la casa suiza da un paso más y planea reforzar su presencia y su visibilidad en nuestro país en los próximos tres años.

Esta apuesta por el mercado español viene además acompañada del lanzamiento de dos productos que Guillon ve muy relacionados con dos importantes tendencias de futuro: la financiación no bancaria y la rentabilidad absoluta. “La primera es consecuencia de la crisis y del tsunami regulatorio posterior”, explica. “La presión regulatoria ha provocado que los bancos ya no sirvan su propósito, por lo que las empresas están recurriendo a otras fuentes de financiación, como salidas a bolsa, emisiones de high yield e incluso la denominada banca en la sombra (shadow banking). El Oyster Flexible Credit –una de las estrategias que más interés despertó entre los selectores durante el Oyster Day de este año, celebrado en Mónaco− busca precisamente capitalizar esta tendencia”.

Otro producto que también está teniendo mucho éxito entre los inversores españoles es el Oyster Absolute Return que gestiona el economista jefe de SYZ AM, Fabrizio Quirighetti. “Se trata de un producto multiactivos, un mixto conservador long-only de rentabilidad absoluta con un track record de 10 años que resulta interesante en el entorno actual porque ofrece mejores rentabilidades que la renta fija”. Guillon está convencido de que es un buen momento para ampliar su gama en España porque “desde 2010, hemos observado una tendencia hacia una mayor diversificación”.

Cambios y continuidad en el European Opportunities

Aun así, el producto estrella de la gestora en nuestro país sigue siendo el Oyster European Opportunities, que se cuenta entre los fondos de renta variable europea con más patrimonio en España. Michael Clements, ex Franklin Templeton Investments, tomaba las riendas del fondo el pasado 1 de septiembre, después de conocerse que Eric Bendahan dejaba la firma para lanzar su propia boutique. Se da la circunstancia de que el gestor anterior a Bendahan, Nicolas Walewski, también dejó Oyster para fundar Alken. No obstante, Guillon incide en la estabilidad del equipo: “El fondo solo ha pasado por las manos de dos gestores en los últimos veinte años. Creemos sinceramente que somos una buena casa para nuestros gestores”. El propio Clements afirmaba recientemente que tiene previsto pasar los próximos diez años en Oyster.

“Somos muy afortunados por contar con alguien tan bueno como él”, continúa Guillon. “Michael ha demostrado que es un excelente gestor y estamos muy satisfechos de que se haya unido a nuestro equipo. Además, su filosofía de inversión, que se caracteriza por una gestión activa, centrada en una fuerte generación de alfa a partir del análisis fundamental, sin sesgo de estilo ni de capitalización y determinada por fuertes convicciones, encaja perfectamente con la del fondo y dará continuidad a la del anterior gestor”.

Buenas perspectivas para la gestión activa

La gestión activa es una de las señas de identidad de Oyster y Guillon cree decididamente en sus posibilidades. “2014 ha sido un año raro en el que el sentimiento de mercado ha variado mucho y se ha producido cierta rotación sectorial. Creíamos que los factores macro serían menos relevantes este año pero las políticas de los bancos centrales han vuelto a estar muy presentes. En este entorno, solo el 20% de los gestores activos han conseguido batir a su índice de referencia”.

Sin embargo, el responsable confía en que las estrategias activas volverán a ganar importancia cuando la situación se calme. “La gestión activa mejora las posibilidades de batir al índice. Aunque los productos de gestión pasiva pueden generar mejores resultados a corto plazo, no tienen en cuenta las especificidades de cada país (sobre todo en una región como Europa, donde los países son tan diferentes entre sí), mientras que los gestores activos juegan con estas diferencias precisamente para generar alfa y por eso los productos de gestión activa resultan más rentables a medio-largo plazo”. En opinión de Guillon, los fondos activos que más sufrirán en el futuro serán los que se limitan a replicar el índice “porque nunca serán capaces de generar alfa”.

La regulación encierra amenazas y oportunidades

Otro factor que está cambiando el panorama europeo es la regulación. Las nuevas normas que regulan el sector persiguen mejorar la eficiencia y la transparencia, algo que Guillon valora positivamente. “Sin embargo”, advierte, “la regulación también está teniendo consecuencias imprevistas que perjudican a los clientes”. Como ejemplo, señala el retroceso que está viviendo la arquitectura abierta: “Después de dos décadas de crecimiento, observamos una tendencia de vuelta hacia la arquitectura guiada o incluso cerrada, que se traduce en menos opciones de inversión para los clientes. Esta tendencia es la consecuencia de una regulación que incrementa la presión sobre los costes, por lo que los selectores cuentan con presupuestos menores y se ven obligados a reducir sus opciones”.

Aun así, Guillon cree que esta situación encierra nuevas oportunidades: “La industria europea es perfectamente capaz de reinventarse”. En este sentido, Oyster empezará a desarrollar soluciones de inversión en forma de mandato adaptado a las estructuras legales de los diferentes países europeos.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas