La incertidumbre sobre el papel moneda aumenta la demanda de oro y plata


El mundo está cada vez más dividido entre acreedores y deudores. Las monedas de los países acreedores (algunos de ellos son China, Japón y Suiza) tienden a beneficiarse de este contexto, pero todos ellas (CNY, JPY y CHF) son manejadas por los bancos centrales de los respectivos países.

 

“Somos muy escépticos sobre la capacidad de intervención de los bancos centrales japoneses y suizos, a menos que los fundamentos cambien y haya un interés concertado en la fijación de los tipos de cambio. En este sentido, pensamos que la venta de yenes y francos suizos es acreditar que los bancos centrales van a ganar y el mercado está profundamente equivocado. En nuestra opinión, no es así. El mercado podría haber exagerado el aumento en el yen y en el franco, pero lo hizo, en parte, porque no puede comprar libremente yuanes chinos, lo que supone un factor de gran distorsión”, explica Alexandre Mota, director general de Golden Broker.

 

Actualmente, la sociedad de valores portuguesa cree que no se dan las condiciones para un acuerdo como el del Hotel Plaza en el que se decidió en 1985 que el dólar debía caer. En estos momentos, el margen de interés mutuo entre países es muy pequeño. Por ejemplo, Mota explica que China no tiene ningún interés en dejar que su moneda suba (como todos quieren), ya que perdería la capacidad de exportación y porque significaría una fuerte caída de sus principales activos (en dólares de EEUU). “Con el yuan artificialmente desvalorizado, el mundo mira para otros activos creíbles, es decir, a los países acreedores”, comenta. Y así, trata de lograr grandes ganancias sin apenas protección.

 

“Además, la tradición que el yen y el franco suizao tienen como monedas de lado corto del carry trade deja de tener sentido cuando las monedas que tradicionalmente eran de largo recorrido tienen tasas de corto plazo similares. A excepción del dólar australiano no se puede esperar que el carry trade cruce con alguna de las grandes monedas  (EUR, GBP, CAD, CHF o JPY frente al USD)”, asegura Alexandre Mota.

 

 ¿Por cuánto tiempo las posiciones en divisas?

“A pesar de que no creemos en el éxito de las intervenciones esporádicas y contra las bases, éstas son un elemento perturbador y distorsionan la línea de razonamiento. Por un lado, parece claro que es lógico mantener las monedas de los países con superávit en cuenta corriente, por otro lado no es fácil enfrentarse a una intervención. Así que... ¿qué pasa con las posiciones largas en Forex?”, se pregunta Alexandre Mota.

 

La posición macro de Golden Broker es a favor del oro y la plata como alternativa a la moneda extranjera, debido a que se trata de activos que los bancos centrales no pueden manejar mediante el aumento de la oferta de dinero y porque las tasas de interés aplicadas por el dinero fiduciario son todavía muy bajas.

 

En su opinión, en el caso del oro, la última caída estuvo en parte motivada por el optimismo (fugaz o no) del mercado y también por el aumento de los márgenes de las bolsas que aparecen como una oportunidad de compra. “Creemos que el oro puede funcionar en ambos escenarios (optimista y pesimista), mientras que el retorno del optimismo sólo parece posible si se imprime más dinero”, concluye Mota. 

Lo más leído