La importancia del buen gobierno corporativo en los emergentes


A menudo inversores relacionan los beneficios de la renta variable de mercados emergentes exclusivamente al rápido crecimiento económico que se da en estos países. Sin embargo, la mejora en el gobierno corporativo puede ser una buena fuente de retornos para aquellos inversores que invierten su dinero directamente en renta variable de mercados emergentes.

La historia nos indica que hay una gran correlación entre los niveles de gobierno corporativo en las empresas de mercados emergentes y el valor de sus acciones. Esto se debe a que un buen gobierno corporativo suele llevar a una mayor eficiencia de la empresa, lo cual suele reflejarse en una mejora de su valor en bolsa.

La investigación demuestra que las empresas de Asia (excluyendo a Japón) que tienen los mayores estándares de gobierno corporativo suelen tener mayor rentabilidad que el resto de compañías. En los últimos cinco años y hasta 2009, las empresas con un nivel de gobierno corporativo que se encuentra en el cuartil más alto aumentaron su valor un 200%, más de dos veces la media de mercado.

La idea de que los mercados emergentes lo componen un grupo de empresas “low cost”, y con una pobre gestión es una idea anticuada. Los mercados emergentes son la base de algunas empresas líderes a nivel mundial – muchas de ellas entienden el valor de los accionistas igual de bien que cualquier empresas de occidente.

Por ejemplo, Cremer, la empresa líder en productos médicos de Brasil, muestra muy buen gobierno corporativo: estándares adecuados de contabilidad, mejorando la transparencia y sus líneas básicas de gestión. Una vez que hemos conocido al equipo directivo tenemos confianza en que la empresa tiene una sólida disciplina financiera y creemos que el potencial para un crecimiento rentable no está reflejado aún en el precio de la acción.

Hay varias formas de averiguar la actitud de una empresa respecto al gobierno corporativo tanto en mercados emergentes como desarrollados. Las reuniones con los altos directivos son una parte fundamental para evaluar si una empresa tiene intereses afines a los nuestros como inversores. Además, hay una serie de criterios que podemos monitorizar desde una perspectiva más cuantitativa. Esto incluye votaciones regulares, la transparencia en la comunicación, tener clara la estructura accionarial de la empresa, la forma en que está compuesto el consejo de administración (por ejemplo, si existen consejeros independientes y la separación de funciones entre el presidente y el consejero delegado) y la protección de los accionistas minoritarios.

La política de distribución de dividendos es otro buen indicador de que la empresa es consciente de los derechos e intereses de los accionistas. En Asia, por ejemplo, la actitud corporativa está en un momento de cambio: desde un punto de partida en el que había una percepción limitada sobre la importancia de los dividendos, hasta la apreciación del valor de una política de incremento de dividendos que esté más en línea con las prácticas de mercados desarrollados.

Tal es el caso de Taiwan Semiconductors; la empresa es un líder industrial con un historial de creación de valor excelente – es una compañía de primera clase que simplemente se encuentra basada en un mercado emergente – y su compromiso hacia los accionistas ha sido apoyado por una política de incremento de dividendos. Las acciones han ofrecido un retorno total de 21.67% en los últimos tres años, un 0.73% por encima del MSCI Emerging Market Index**. 

** Bloomberg a 31 de julio de 2010, beneficios en euros.

 

 

Lo más leído