Tags: Multiactivos |

La importancia de saber elegir un fondo mixto: la diferencia entre el mejor y peor, en máximos de 2015


La última década ha estado marcada por la sucesión de crisis, desde la de las subprime hasta la crisis de la deuda europea pasando por diferentes crisis geopolíticas (auge del populismo, Brexit, guerra comercial…), pero si bien estas crisis se han dejado notar mucho en la economía no lo han hecho tanto en los bolsillos de los inversores, ya que son pocos los activos que hoy cotizan por debajo de los niveles que tenían hacen diez años. A ello han contribuido las acciones que han llevado a cabo los bancos centrales con sus políticas de tipos al 0% y sus programas de estímulos cuantitativos hasta el punto de que durante muchos años las alzas de los mercados de renta variable iban acompañadas por alzas también en los mercados de renta fija.

Sin embargo, esa época de correlaciones entre dos tipos de activos que históricamente se habían movido a la inversa está llegando a su fin a medida que se empieza a dudar de que las políticas monetarias de tipos al 0% tengan la misma efectividad que tuvieron en el pasado. Un ejemplo de ese aumento de la descorrelación entre los diferentes activos a los que tiene acceso el inversor se ve en la última tabla que ha publicado J.P.Morgan AM en su Guía de Mercados sobre la evolución de las diferentes inversiones durante este año, ya que la diferencia en el año entre la inversión más rentable (REITS) y la menos rentable (materias primas) alcanza los 24 puntos básicos.

Captura_de_pantalla_2019-09-09_a_las_10

Esta divergencia se deja notar también en las carteras de fondos y, muy especialmente en los fondos mixtos, que este año han tenido que tomar una gestión mucho más activa en su objetivo de sacar el máximo rendimiento a unos mercados que cada vez son más volátiles y no atienden tanto a fundamentales como a otros factores más ligados a la economía y a la geopolítica.

Al fin y al cabo, según explican en Fidelity, “invertir en fondos multiactivos gestionados activamente puede ser una alternativa útil para algunos inversores, ya que ofrecen una diversificación intrínseca en las diferentes clases de activos y regiones. Estos fondos generalmente se basan en las rentabilidades estratégicas de los activos a largo plazo y las ponderaciones se gestionan tácticamente en función de las condiciones previstas. Repartir las inversiones entre los diferentes países también puede ayudar a reducir las correlaciones dentro de una cartera y reduce el efecto de los riesgos específicos de los mercados”.

Sin embargo, es vital la buena selección de producto para conseguir ese objetivo, ya que un error en la selección puede ser fatal para la cartera como demuestra el hecho de que el gap en el amplio universo de fondos mixtos está en niveles máximos no vistos desde 2015. En concreto, según los datos de Morningstar Direct, la diferencia entre el fondo mixto más rentable en euros y el menos rentable en este 2019 (se tienen en cuenta tanto las categorías defensivas como moderadas y flexibles) era al cierre de agosto de 27,65 puntos porcentuales. Una cifra superior a las vistas al cierre de los últimos tres años anteriores. 

Año GAP entre el mejor y el peor (en puntos porcentuales) Año GAP entre el mejor y el peor (en puntos porcentuales)
2019* 27,65 2013 43,57
2018 20 2012 40,76
2017 27,42 2011 29,38
2016 26,56 2010 27,27
2015 31,05 2009 80
2014 16,43    

Fuente: Morningstar. Datos al cierre de agosto de 2019. *Datos YTD

La gestión activa en el momento de la selección gana, por tanto, cada vez más importancia a medida que aumentan las ineficiencias del mercado y, de hecho, cada vez son más los españoles que están dispuestos a pagar por una gestión activa de califdad que les permita maximizar las rentabilidades y reducir los riesgos en su cartera. De hecho, según una reciente encuesta realizada por Natixis IM a más de 9.000 inversores particulares de varios países, el 56% de los inversores está dispuesto a pagar por una gestión activa más cara para luchar contra la volatilidad, un porcentaje que en España se eleva al 62% de los encuestados, por encima de países como Alemania, Francia, Reino Unido o EE.UU.  

Y es que, según explica Felipe López Gálvez, analista de Self Bank, “en lo que respecta a fondos de inversión, es en momentos de volatilidad cuando cobra más sentido la inversión activa. El gestor de un fondo puede amortiguar una caída generalizada del mercado, los fondos indexados y los ETF no”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas