La historia de la banca privada en España: de poner el foco en el producto a centrarse en el asesoramiento al cliente


La función social que ha desempeñado la banca privada española desde su nacimiento radica, según Alberto Rodríguez-Fraile, presidente A&G Banca Privada, en dos cuestiones: por un lado, en preservar el patrimonio de los clientes y, por otro, en asegurar que ese dinero va a las empresas y genera una riqueza. “Los países que tienen bancas privadas fuertes tienen un PIB más elevado”, ha asegurado el experto durante la presentación del libro que ha editado la entidad, Historia de la Banca Privada en España: creadores de prosperidad.

En este marco se ha celebrado una mesa redonda en la que se ha debatido sobre el pasado, presente y futuro de la banca privada. Para José Luis Feito, consejero de Bankia y miembro de la junta directiva de la CEOE, uno de los puntos importantes del negocio es “ayudar a los individuos a tomar mejor sus decisiones de inversión y hacer a la sociedad más propensa a tomar riesgos, de forma que ésta invierta en proyectos más rentables”. Al final, se trata de “acompañar al inversor a tomar sus decisiones”, ha asegurado Santiago Satrústegui, presidente de Abante Asesores.

Una función que, en opinión de todos ellos, cobra cada vez más importancia, en el marco de un entorno de mercado con los tipos de interés en mínimos históricos y en el que cada vez hay que asumir más riesgo si se quiere optar a una rentabilidad.

En este contexto, “no puedes hacer milagros, pero sí explicar al cliente cómo puede hacerlo y transmitirle esa tranquilidad”, ha justificado Rafael Gascó, presidente de Diaphanum, que opina que para entrar en el negocio de banca privada son importantes dos cuestiones: por una lado, tener conocimientos de muchas áreas y, por otro, algo más intangible como ser capaz de acercarte a un cliente y entender lo que necesita. Sin olvidar la ética para saber cómo actuar”, ha añadido.

En ese sentido, Rodríguez-Fraile ha alertado: “Como espectador, no me parece razonable que haya más de 800.000 millones de eurosen depósitos. Si fueran de un amigo o familiar cercano, le intentaría plantear otras alternativas”.

Radiografía del negocio

Lo que está claro es que la banca privada española ha pasado por distintas fases a lo largo de la historia. “La actividad ahora está mucho más relacionada con el asesoramiento y la persona y antes con el producto. La legislación todavía no esta ahí, pero el valor añadido está en acompañar al cliente a asumir riesgo, porque así el mercado le dará un retorno”, ha apostillado Satrústegui.

Con respecto a cómo se reparte el volumen de la banca privada en España, los expertos han explicado que es muy difícil de cuantificar. Eso sí, Feito ha recalcado que “el porcentaje de ahorro en manos de entidades extranjeras es muy bajo en España porque España es un país muy bancarizado”.

Rodríguez-Fraile ha hablado sobre los límites a partir de los cuáles cada entidad considera a este segmento de cliente. Aunque no hay un límite claro, ha dicho el experto, “está claro que dos tercios de esa masa de dinero está en manos de los tres grandes bancos españoles. Pero qué es la banca privada, ¿vender producto a esos clientes o gestionar su dinero? ha reflexionado.

El negocio, además, es vulnerable a los cambios políticos que pueda haber. “Si las decisiones que se tomen en el ámbito no van en la línea de bajar impuestos, incentivar la financiación en los mercados financieros, etc, la banca privada todavía es mucho más necesaria”, ha alertado Satrústegui.

Ahora está inmersa, dicen, en un proceso de transformación tras haber tenido que adaptarse a varios cambios regulatorios en los últimos años y que todavía hay que implementar. “Esto va a va a ser un revulsivo y va a cambiar la forma de hacer las cosas”, ha afirmado Gascó, considera que también es necesaria cierta estabilidad en este sentido y que no se maticen cuestiones cada tres meses. Además de ello, señala hacia la incorporación de la tecnología en la toma de decisiones de inversión como otro de los retos del sector para los próximos años.

Por su parte, Feito ha citado también el envejecimiento de la sociedad: “Cada vez es mayor el número de años en el que la población tiene que vivir de los ahorros acumulados o la pensión, y esto empuja al mundo de la banca privada”, considera.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído