La herida por la que sangran los hedge funds


Desde comienzos de año, la industria de hedge funds ha experimentado salidas netas de 23.000 millones de dólares, según datos de Hedge Fund Research. Esta cifra no parece ser excesivamente elevada si tenemos en cuenta que, en realidad, representa alrededor del 1% del total de activos gestionados por la industria. Sin embargo, lo que más preocupa al sector es la tendencia. Y eso a pesar que el comportamiento de los índices en el año está siendo relativamente favorable, con el HFRI Fund Weighted Composite Index habiendo subido un 3,5% entre enero y agosto. ¿Qué le está pasando entonces al sector? “El complicado escenario actual en los mercados financieros, unido a la discusión abierta sobre las elevadas comisiones de gestión predominantes en la industria de hedge funds, se hallan detrás de los recientes reembolsos”, explica Sergio Miguez, director de Relaciones Institucionales de EFPA España.

En este contexto de mercado, la comisión de gestión tiene un impacto directo en la rentabilidad neta para el inversor final, lo que está haciendo que estos sean cada vez más sensibles al coste del producto. Es la herida por la que sangran los hedge funds. En lo que va de año, los hedge funds con activos inferiores a los 1.000 millones de dólares lo han hecho mejor (+3,6% hasta agosto) que los más grandes de la industria, que se revalorizaron de media un +2,1%, si bien en ambos casos se trata de resultados pobres teniendo en cuenta las comisiones que cobran. Algunos de los hedge funds más conocidos del mercado, como Paulson, Perry Capital y Brevan Howard Asset Management han sufrido importantes salidas de dinero este año procedentes de clientes institucionales que se han sentido frustrados por tener que pagar altas comisiones por bajos retornos. Los reembolsos registrados este año por el sector han sido los más abultados desde la crisis financiera.

La pregunta, ahora, gira en torno a por qué los hedge funds no están siendo capaces de generar resultados más positivos. Algunas teorías culpan de los malos resultados a los efectos que están teniendo sobre los mercados el auge de las estrategias de gestión pasiva y los fondos cuantitativos, algo que para Stuart Roden, presidente de Lansdowne Partner, uno de los hedge funds más longevos del Reino Unido, es tan solo “una mala excusa”. En declaraciones recogidas por Bloomberg, Roden tampoco ve como una justificación razonable del pobre comportamiento al crecimiento patrimonial experimentado por los hedge funds durante los últimos años. “No encuentro ninguna evidencia de que el tamaño sea el problema”, afirma. Esta opinión contrasta con lo de Andrew Law, presidente de Caxton Associates, quien considera que el crecimiento registrado por la industria desde la crisis financiera significa que los fondos se hayan hecho demasiado grandes para cumplir las expectativas de los clientes.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído