Tags: ETF |

“La guerra de comisiones en ETF es una verdad a medias”


“La guerra de comisiones en ETF es una verdad a medias. La competición por ofrecer productos más baratos a menudo se limita a las estrategias plain vanilla, es decir, a los fondos que replican los principales índices”. Así lo asegura Mark Wiedman, responsable global de iShares, quien considera que en la industria de gestión pasiva “el precio importa, pero no lo es todo”. Si bien es cierto que los inversores que utilizan estos productos a más largo plazo son los más sensibles al precio, “los clientes se fijan cada vez más en aspectos como la liquidez, la marca, la presencia local de la entidad y el apoyo que le proporciona el equipo de ventas”, asegura el experto en una entrevista concedida a Funds People.

Como responsable global de la plataforma de ETF de BlackRock, Mark Wiedman es una voz autorizada dentro de la industria. Por ese motivo, su opinión sobre la evolución del sector es muy relevante. Según explica, “el inversor está empezando a utilizar cada vez más los fondos cotizados para ganar una exposición muy específica al mercado. Lo evidencia, por ejemplo, la cada vez mayor aceptación que están teniendo los ETF que hacen una cobertura de divisas o aquellos que siguen estrategias beta”.

Wiedman se muestra particularmente optimista con respecto a la evolución de la industria. “Hoy en día, la penetración de ETF en Europa roza el 1% de los activos invertibles, frente a cerca del 2,5% que supone en Estados Unidos. Considerando el momentum actual, el mercado europeo de ETF podría duplicar su tamaño en los próximos cinco años”. El experto considera que veremos tres fuentes de crecimiento: una mayor adopción por parte de los inversores de ETF existentes; la incorporación de nuevos mercados, tanto en términos de expansión geográfica como de distribución y nuevos usos y soluciones, adaptados a las necesidades de los clientes.

En este sentido, Wiedman considera que el potencial de crecimiento patrimonial de los ETF es enorme, sobre todo en Europa. El responsable aprecia tres importantes factores que –a su juicio– serán los conductores de su desarrollo. “El primero es el mayor uso que el inversor retail está haciendo de estos productos en el norte de Europa, donde la prohibición de las retrocesiones tendrá un efecto muy positivo sobre los fondos cotizados. En la mayor parte del mundo se pagan retrocesiones, pero estas comisiones no se pagan con los ETF. Es por eso por lo que no son promovidos activamente. MIFID II podría provocar un cambio sustancial. La industria se abrirá más a la venta de ETF, lo cual ya estamos viendo”.

El segundo aspecto importante es la liquidez. “Es una de las principales demandas de nuestros clientes en Europa. La liquidez del ETF es mucho mayor de lo que la gente se piensa. Si el inversor quiere hacer o deshacer una operación de gran volumen, puede acudir al mercado primario. Si el volumen no es muy elevado, puede acudir al mercado secundario con buenos bid-offer spreads”, recuerda. “Lo que sí es cierto es que el mercado europeo está más fragmentado. En Europa tienes que preguntarle a más de un bróker para conseguir el mejor precio.

El tercer factor que le hace ser optimista a Wiedman es el crecimiento que están experimentando los ETF de renta fija. El responsable global de iShares recuerda que el año pasado el 35% de los flujos en Europa se dirigieron a este tipo de productos. En este sentido, el experto revela que veremos más innovación en ETF de renta fija que hacen cobertura de divisa, así como en productos de ‘strategic beta’. “La transparencia en el precio, la simplicidad en la gestión (con una sola operación puedes acceder a una cesta diversificada de activos) y la liquidez extra que proporciona el ETF, lo cual es especialmente importante en renta fija y en el mercado emergente, son factores que catapultarán a los ETF”, asevera.

El responsable huye de la guerra gestión activa frente a gestión pasiva. “Comparar los ETF con los fondos de gestión activa no es correcto. No se trata de gestión activa frente a gestión pasiva”. En su opinión, el mundo de la gestión de activos discurre por dos caminos: los gestores que son capaces de proporcionar alfa puro de manera consistente o la gestión pasiva. Los inversores se han cansado de aquellos productos que son caros y no proporcionan mejores rentabilidades que el índice de referencia.

Nuevos usos

Los bajos niveles de los inventarios y la falta de liquidez en renta fija siguen limitando la exposición de los inversores a la clase de activos y los diferenciales bid-ask de los bonos individuales han alcanzado niveles sin precedentes. “La posibilidad de negociar fondos cotizados de renta fija en mercados organizados con unos reducidos diferenciales bid-ask supone una fuente de liquidez cada vez más importante para los inversores institucionales”, señala. A este respecto, Wiedman revela que los clientes están encontrando nuevos usos para los ETF de renta fija.

“Las instituciones han empezado a usar ETF de renta fija porque les aportan soluciones líquidas y eficientes para gestionar sus carteras durante periodos de transición o reequilibrio y les permiten adoptar fácilmente estrategias temporales de inversión de efectivo (cash equitization) y de asignación de activos (interim beta)”. El experto pone varios ejemplos. “En Estados Unidos, un fondo de pensiones ha pasado a gestionar su cartera de renta fija, valorada en 1.500 millones de dólares, a través de iShares. En Francia, una aseguradora ha establecido una cobertura mediante un ETF de bonos del Tesoro. En Alemania, un gran banco adquirió ETF de iShares de renta fija para su balance en vez de comprar bonos individuales como había hecho hasta entonces. En Suiza, una aseguradora usa iShares como agregador de renta fija…”, ejemplifica.

Otro de los usos que se están haciendo de estos productos es como herramienta para construir la cartera. Los fondos cotizados ofrecen la posibilidad del reembolso en especie. De este modo, un inversor profesional podría comprar un ETF para posteriormente solicitar de manera fragmentada los activos subyacentes que integran el fondo. “Esto tiene mucho sentido en el caso de la renta fija, ya que con una sola operación puedes acceder a toda la cesta de forma rápida y con un menor coste operacional”, asegura Wiedman. Es otro de los usos que los inversores están haciendo de estos productos.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído