“La gran duda actual es si comprar bolsa o no”


Alberto Espelosín, está de estreno pues hace apenas una semana ha comenzado a gestionar su nuevo fondo, el Abante Pangea. Lo hace en un entorno que él califica de “complicado” y con una gran duda: comprar o no comprar bolsa.

El fondo de Espelosín es un producto de derecho luxemburgués, multiactivo pero con un enfoque en renta variable, de manera que siempre tiene unas 40-50 compañías que sigue y en las que va invirtiendo y luego, mediante derivados y con la flexibilidad que le permite el mandato, modula su exposición a bolsa entre el 0% y el 140%. De media, estima estar invertido en neto en un 40%. “El objetivo es ganar dinero por encima de la bolsa con menos volatilidad”, explica, si bien no se marca un objetivo máximo de volatilidad para el fondo pues dependerá de cómo está posicionado en cada momento ya que, según explica, “unas veces será más un fondo monetario y otras uno de bolsa pura”.

Espelosín ha presentado esta semana el fondo a clientes institucionales en un evento organizado por Abante Asesores en Madrid. El producto está disponible en Allfunds Bank e Inversis y cuenta con una comisión de gestión del 1,35% y otra de éxito del 9%.

Las dudas de Espelosín respecto a la bolsa se deben a que él ha tenido siempre una tendencia más bajista y, ante la reciente subida continuada de la renta variable, se plantea si es momento de cambiar pero la respuesta, por ahora, es que no. “Si compro ahora, traicionaría todo lo que he aprendido y mis principios de años”, dice. Y es que está convencido de que se están sosteniendo las valoraciones de manera artificial y se está empujando a los inversores a las bolsas.

“Normalmente, la bolsa sube porque los beneficios están en máximos, es así de sencillo”, dice. Pero en el momento actual, con los bancos centrales interviniendo en el sistema financiero, tanto mediante los programas de relajación monetaria como por compras directas de activos, se han roto las concepciones clásicas. “La duda es si esto es un cambio estructural, que perdurará o es algo puntual”, dice.

Cree que los programas de “QE” que se están llevando a cabo está obsoletos pues no están llegando a la sociedad. “No tiene sentido seguir imprimiendo dinero, la Fed tiene que salir de esta espiral ya que sólo está generando burbujas”, dice. Así, cree que hay una burbuja en bonos, que el ciclo de materias primas ha llegado a su fin y está positivo en emergentes, especialmente en China.

En todo caso, considera que aunque el mercado siga alcista se va a vivir una corrección en el corto plazo, de manera que de ahora a septiembre se va a crear un nuevo techo. Por eso, concluye que es “una fiesta” en la que no se puede meter y, además, prefiere no comprar con la volatilidad en mínimos. Así, por ejemplo, ahora está corto sobre el DAX mediante ETF inversos sobre el índice. Además, está corto en el dos años alemán y el francés.

En cuanto a España, ve el Ibex 35 entre los 7.500 y 8.750 puntos, prevé que la prima de riesgo no bajará de los 200 puntos y considera que el país tiene un problema de ingresos que hace que sea necesario ajustar el gasto público, lo que pasa por llevar a cabo reformas importantes que duda los políticos estén dispuestos a acometer. En el sector financiero nacional, prefiere BBVA a Santander por su exposición geográfica, pero en todo caso cree que tiene que haber una corrección del 15% para que entre en estos valores.

En definitiva, se trata de un fondo de autor en el que Espelosín combina su análisis macro y micro que le llevan a tomar decisiones de inversión en las que busca no cometer grandes errores a largo plazo, pues cree que esa es la clave para un mejor resultado. El gestor resume su trabajo de manera sencilla: “Me dedico a determinar el precio de las cosas, que no es más que PER por beneficio por acción; el problema es que en esta fórmula hay muchos factores subjetivos y ese es mi trabajo”.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído