La gran baza de los mixtos


En los niveles actuales, los fondos mixtos ofrecen una cierta protección del capital a través de la inversión en renta fija y mantienen la capacidad de incrementar la exposición a bolsa si los mercados remontan, según publica Expansión. Carlos Fernández, responsable de análisis de fondos de Inversis Banco, considera que invertir ahora en este tipo de producto tiene "todo el sentido del mundo". Eso sí, hay que vigilar la composición de la cartera y buscar productos con cintura. "Hay que buscar gestores que hagan una gestión activa de la renta variable y que no se hayan equivocado en la selección de la renta fija privada, que no tengan en cartera activos de difícil valoración. En resumen, que el gestor haya tenido cuidado con sus inversiones en renta fija y que cuente con flexibilidad para invertir en renta variable", afirma Fernández. Selección

En el mercado se pueden encontrar productos mixtos de renta fija, de renta variable y flexibles. Es importante elegir el fondo que mejor se adecúe al perfil de riesgo de cada inversor. "El mixto puede tener lo malo de la bolsa y de la renta variable. Si la bolsa cae, el inversor conservador sufre y si sube, el más agresivo se beneficia menos. Es un producto que debe ser explicado bien y que se debe ajustar al perfil de riesgo de cada cliente. Estos fondos permiten hacer una distribución estratégica y táctica de activos para los próximos años", destaca Enrique Borrajeros, director de Abante Asesores. En los últimos doce meses, con datos a cierre de enero, los mixtos de renta fija que invierten en Europa perdieron un 8,13%, los de renta fija global cayeron un 7,28% y los de Estados Unidos ganaron un 12,4% (beneficiándose de la apreciación del dólar y de la huida hacia la deuda pública estadounidense), según datos de EXPANSIÓN. En cuanto a los mixtos de renta variable, los que invierten en Europa perdieron un 19,91% en doce meses; los de Estados Unidos se dejaron un 14,64%; y el valor de los globales cayó un 20%. Se trata de pérdidas considerables, pero mucho menores que las registradas por los índices de bolsa en el mismo periodo. Por su parte, los mixtos flexibles supieron adaptarse y corregir su exposición a bolsa. En los últimos doce meses, su valor cayó un 16,94%. Al escoger un fondo mixto es importante fijarse en su estrategia de inversión y valorar la experiencia y recursos de su equipo gestor. En un producto mixto, no sólo se confía en la capacidad para elegir compañías y valores por parte de los gestores, sino que se busca a un buen cheff, que sepa combinar de manera idónea los ingredientes en cada momento. Las condiciones actuales de los mercados, con caídas en las bolsas, registro de nuevos mínimos, y una búsqueda de refugio por parte de los inversores en deuda pública de calidad, parecen aconsejar la elección de productos de perfil más conservador. Por tanto, los expertos recalcan el valor de la flexibilidad. --> "Si queremos invertir en un tipo de activo que nos ofrezca seguridad al mismo tiempo que pueda llegar a tener exposición a la renta variable, una de las opciones más interesantes puede ser un fondo mixto defensivo, si bien nuestras preferencias se decantan por la flexibilidad, una de las cualidades que está demostrando ser clave en este entorno de mercado", afirma Ángel de Molina, analista de Tressis. Utilidad

Víctor Alvargonzález, director general de Profim, firma de asesoramiento financiero independiente especializada en fondos, considera más útil ganar exposición a bolsa y renta fija a través de productos puros. Pero reconoce que los mixtos pueden resultar especialmente útiles para inversores con poco patrimonio, "que no pueden permitirse tener una cartera de fondos diversificada". Además, añade Alvargonzález, también puede tener sentido invertir en fondos mixtos "cuando se va a entrar en un mercado bursátil en el que pensamos que hay probabilidades de que esté iniciando un cambio de tendencia, pero tenemos muchas dudas que así sea. El uso de un fondo mixto aporta un valor añadido de tipo psicológico: si sale mal lleva un colchón incorporado, sobre todo si funciona la parte de renta fija". En la parte conservadora de la cartera, los expertos coinciden en destacar las buenas oportunidades que ofrecen los mercados de crédito. Borrajeros advierte del riesgo de asumir una exposición excesiva a deuda gubernamental. "Nos cuesta trabajo recomendar deuda pública, porque hay poco valor y mucho riesgo de mercado. El riesgo es bastante asimétrico. Por una rentabilidad adicional muy pequeña, se asume un riesgo considerable. En la parte de renta fija privada, es verdad que hay un riesgo latente de insolvencia. Pero varía mucho por sectores y compañías y se pueden encontrar bonos corporativos con valor. En las carteras se pueden incorporar bonos corporativos y, con más prudencia, añadir gradualmente algo de bonos de alta rentabilidad", comenta.

Está menos claro el grado de exposición a bolsa que se debe asumir ahora. Muchos analistas recomiendan esperar a que el panorama se aclare antes de invertir en renta variable, pero otros consideran que ya es buen momento de ir entrando. "Algo de bolsa hay que tener. Es muy difícil que la gente se lance a invertir ahora por miedo. Pero se puede ir accediendo poco a poco e ir aprovechando las oportunidades y las caídas del mercado", dice Borrajeros.

Profesionales

Lo más leído