La gestión pasiva continúa ganando terreno entre los asesores financieros


Los ETF se consolidan como el producto de inversión favorito entre los asesores estadounidenses. Según una encuesta realizada en abril por el Journal of Financial Planning –la publicación de la Financial Planning Association– entre 283 asesores de diferentes canales, los fondos cotizados repiten por segundo año consecutivo como la primera opción de un listado de 18 productos de inversión que incluye fondos de inversión, acciones y bonos, entre otros.

Los resultados de la encuesta también pone de manifiesto el progresivo viraje hacia la gestión pasiva que han experimentado los asesores financieros a lo largo de la última década: si, en 2006, solo un 40% de los encuestados recomendaba ETF a sus clientes, este año lo han hecho un 83%. Además, casi la mitad de los participantes (46%) planea incrementar su uso o recomendación de este tipo de producto frente a, por ejemplo, el 23% que planea reforzar la inversión en acciones.

“Incluso los asesores que siguen empleando estrategias de inversión activas suelen empezar con una cartera core de fondos índice compuesta, cada vez más, de ETF”, señala Dave Yeske, editor de la publicación. De hecho, casi dos de cada tres encuestados (64%) afirman que prefieren combinar estrategias de gestión activa y pasiva en las carteras de sus clientes, frente al 15% que se decanta exclusivamente por la gestión activa.

Entre los motivos citados por los asesores para justificar su preferencia por los fondos cotizados están los menores costes (75%), la mayor eficiencia fiscal (56%), la flexibilidad a la hora de negociar estos productos (51%) y la transparencia que otorgan a la cartera (22%).

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído