Tags: Renta Fija |

La gestión activa y de convicción son claves para la renta fija en el entorno actual


TRIBUNA  de Raimundo Martín, director general de Mirabaud AM para España, Portugal y Latinoamérica.

Nos encontramos en un entorno complejo para los inversores en renta fija, con muchas variables a tener en cuenta y que proceden de diferentes puntos, lo que dificulta tomar una dirección determinada.

Desde nuestro punto de vista, la única opción válida actualmente es un enfoque que nos permita capturar las oportunidades que se generan en el universo de la renta fija y extraer valor de todas, incluso de las más pequeñas que se presenten en el mercado. Pero, a la vez, debemos hacerlo sobre la base de una gestión muy activa de la duración y el riesgo de crédito, la vía más eficaz para solventar los riesgos del corto plazo.

La clave de la gestión, más aún en el entorno actual, es sin duda el adecuado control de los riesgos que asumimos en nuestra cartera, intentando limitar los daños de la volatilidad del mercado de renta fija en el corto plazo.

Para llevar esto a cabo, lo primero que debemos afrontar es un exhaustivo análisis del universo de renta fija desde el punto de vista macro, lo que nos permitirá determinar cuáles son las áreas de inversión más atractivas y en qué parte de la curva de tipos y de crédito debemos situarnos. Una vez fijados estos puntos, el siguiente paso sería detectar qué bonos concretos queremos incluir en nuestra cartera, algo fundamental para seleccionar los bonos de mayor calidad que existan en cada sector.

Finalmente, la gestión activa de la duración y de las coberturas del riesgo de crédito nos lleva a adaptarnos más rápidamente al mercado en estas fases de volatilidad e incertidumbres. El objetivo es obtener, en un ciclo completo, rentabilidad positiva sobre el índice con una volatilidad controlada, que nos limita el riesgo de caídas.

El equipo de Mirabaud Asset Management, dirigido por Andrew Lake, lleva más de 20 años gestionando de esta manera, una amplia experiencia que nos ha demostrado que, incluso en los momentos más complicados del mercado, los resultados son satisfactorios para el inversor. Sirva como ejemplo nuestro fondo Mirabaud Global Strategic Bond que, durante los últimos 3 años y en un complicado escenario para la renta fija, manteniendo una volatilidad del 2%, ha obtenido una rentabilidad anualizada del 2,94%.

Definitivamente sigue habiendo valor en renta fija, pero debemos buscarlo bien. La gestión activa y de convicción sigue funcionando.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído