La Française Sub-Debt: la aproximación arriesgada al emisor investment grade


Con rentabilidades muy ajustadas en el mercado de renta fija europeo, quedan ciertos segmentos que mantienen el atractivo, aunque sólo al alcance de un inversor con un perfil de riesgo alto. El fondo La Française Sub-Debt es uno de ellos con una cartera que invierte, principalmente, en títulos de deuda subordinada con un perfil de riesgo específico y diferente a aquel de las obligaciones clásicas. Se trata de un fondo de beta alta y fuerte exposición al sector financiero, cuyo objetivo es obtener una rentabilidad anual superior al 7% en un período de inversión superior a 10 años. 

Lanzado en 2008, cuenta con el sello Funds People por su calificación de superventas en España. Encuentra, en nuestro país, el interés de dos tipos de inversores: el institucional y el de banca privada que buscan aproximarse a este tipo de activo para lograr mayores retornos. 

¿Por qué deuda subordinada?

Según Jean Luc Hivert, CIO de Renta Fija y Cross Assets,el entorno actual favorece el mercado de deuda subordinada. Por un lado, el aumento de las emisiones de deuda subordinada permite una mejor diversificación por emisor (bancos, aseguradoras y otras entidades no financieras como utilities o telecomunicaciones). Además, los retornos ofrecidos son atractivos, especialmente en los CoCos, aunque el inversor de deuda subordinada ha de tener un perfil de riesgo superior al de una emisión de bonos convencionales. 

Con un nivel de volatilidad elevado (especialmente en episodios de inestabilidad soberana en Europa) equiparable al de high yield, la naturaleza del riesgo en ambos universos es distinta. "El riesgo de quiebra de un emisor de high yield es mayor que en deuda subordinada, por lo que un fondo que invierta en este universo ha de estar más diversificado. Ahora bien, si la quiebra ocurre, la tasa de recuperación es nula", sostiene Hivert. 

Uno de los aspectos más importantes es monitorizar la solvencia de las entidades financieras para anticipar el riesgo de impago. El rating medio de los emisores que conforman la cartera es BBB+, es decir, calidad investment grade aunque en el tramo bajo. "Aunque el emisor es el mismo la forma de invertir en él es mucho más agresiva", apunta Hivert. Así, esas mismas entidades pueden emitir deuda senior y subordinada pero con un diferencial de rentabilidad entre los dos títulos de 300 o 400 puntos básicos (en algunos casos hasta 800 pb). Mientras la deuda senior cotiza con una prima de riesgo muy ajustada que la hace más vulnerable en un escenario de aumento de tipos, las rentabilidades en las emisiones subordinadas se sitúan en torno al 2%-6%. 

Según La Française, las perspectivas son positivas para el sector bancario respaldadas tanto por el entorno macro como por el regulatorio, elementos que se traducen en mayor solvencia, estabilización de los balances, reducción del riesgo sistémico y aumento de la rentabilidad. Un entorno que enmarca un escenario favorable para los bancos europeos que han visto reducidos sus ratios de non-perfoming loans en sus balances (desde una media del 7% en diciembre de 2014 hasta el 4% a cierre de 2017).

Proceso de inversión

El proceso de inversión del fondo se centra en tres pilares: análisis de las emisiones y de los títulos, valoración relativa mediante la elaboración de un ranking y la posterior construcción del asset allocation de la cartera centrada en las emisiones más líquidas y de emisores de calidad. 

El entorno favorable descrito marca la estrategia de la cartera del fondo La Française Sub-Debt que se compone de más de un 50% de CoCos, activo que cuenta con valoraciones atractivas dentro de la renta fija. 

 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas