La Française AM eleva su exposición a renta variable y al dólar


El mercado presenta muchas oportunidades, pero los riesgos siguen estando presentes. La Française AM, en su última carta mensual, explica que su distribución de activos se mantiene muy cauta, pero con algunos cambios significativos. 

 

Su fondo LFP Patrimoine Flexible, un producto mixto que refleja la visión la entidad, ha elevado en cinco puntos porcentuales su exposición a renta variable (elevando el peso de la bolsa estadounidense a la vez que reducía su exposición a valores europeos). Pero este incremento se ve compensado por una mayor exposición a renta fija de perfil conservador y al dólar, un activo que sirve de refugio en tiempos de incertidubre. 

 

“La asignación de activos se ha revisado para integrar más vehículos de inversión que sean capaces de absorber las sacudidas que se puedan producir en este entorno volátil”, señala la carta mensual de la entidad. Los gestores, de hecho, sólo han consumido la mitad de su presupuesto de riesgo y mantienen posiciones en liquidez para aprovechar las oportunidades de compra que se pudieran presentar si se producen nuevas caídas. 

 

“Creemos que las oportunidades de inversión se presentarán dado lo abrupto e irracional de algunos movimientos y los niveles absurdos de algunas valoraciones”, recoge la carta.  Los gestores, por ejemplo, ya han aprovechado las caídas recientes para elevar su exposición a renta fija emergente, un activo que consideran que fue castigado en exceso. 

 

En términos macro, La Française AM espera que la economía europea pueda recuperar algo de fuerza durante la próxima primavera una vez que la puesta en marcha del fondo de estabilización aclare parte de las dudas y devuelva algo de visibilidad al mercado. Para este año, creen que la economía de la zona euro crecerá un 1,6% y un 1,1% en 2012.  La entidad francesa reconoce que el peligro de recesión en Europa sigue latente y afirma que el compromiso político es necesario para evitar que la crisis de la deuda e incluso una eventual ruptura del euro se conviertan en profecías autocumplidas. 

 

“La pregunta en la mente de todos es si el arreglo que han pactado los líderes europeos será efectivo si la amenaza se extiende a países grandes como Italia. Al temer lo peor, podríamos acabar causándolo”, recoge la carta. 

 

Con todo, los gestores recomiendan no analizar el mundo bajo el prisma europeo y consideran que la situación global es menos mala que en 2008 y 2009. Destacan que la situación de Estados Unidos es mejor que la de Europa y no aprecian señales que hagan pensar en una recesión global. Eso sí, aseguran que los acontecimientos de los últimos meses en los mercados demuestran que la teoría del desacoplamiento emergente aún no es efectiva.

Lo más leído