"La figura del agente es una vía estupenda para personas con espíritu empresarial"


Carmen Montouto lleva diez años al frente de la dirección de Recursos Humanos de Tressis y en este tiempo ha entrevistado y trabajado con numerosos agentes externos y asesores de la entidad española. A la hora de que un profesional se decida por comenzar un nuevo capítulo en su carrera profesional como agente, Montouto tiene claro que es necesario que tenga un "espíritu empresarial", considera que es una estupenda vía para aquellos profesionales con experiencia y una cartera consolidada de clientes que quieran poner en valor esas relaciones y quieran ser sus propios jefes.

"El panorama laboral ha cambiado y más que va a cambiar", dice Montouto. "Cada vez tendremos vidas laborales más largas y ya no tienes que hacer lo mismo a lo largo de toda tu carrera". En ese momento de inflexión en la vida profesional de una persona es cuando puede aparecer como una opción interesante la de constituirse como agente para asesorar de manera independiente a clientes. "Debemos aspirar a un modelo anglosajón, más profesionalizado, en el que la figura del asesor financiero, no es sólo una manera de ganarse la vida sino que tiene un reconocimiento social", dice. "España tiene un sistema bancario muy eficiente pero de lo que más cojea es de la independencia, del asesoramiento sin conflictos".

Y es que precisamente entre las ventajas que enumera Montouto con que cuenta la figura del agente o el asesor destaca la independiencia. "Como agente haces el tipo de asesoramiento que quieres, que es uno sin conflicto de intereses, puedes seleccionar a tus clientes y puedes también compatibilizar el trabajo con tu vida laboral o docente o lo que quieras", explica. Como requisitos para dar ese salto, Montouto señala que es necesario contar con experiencia y con clientes, en definitiva, profesionales con cierta madurez profesional que pueden tomar ese nuevo camino en su carrera. "Siempre cuesta dar el primer salto, muchos tienen ese miedo a perder la seguridad de una nómina que ofrece el trabajar por cuenta ajena, pero aunque los comienzos nunca son fáciles y se necesita un periodo de maduración del proyecto, aquellos que optan por esta salida profesional suelen estar encantados", dice. "Lo importante de un agente es que quiera hacerlo, no que vea esto como un parche".

Montouto calcula que con un saldo medio asesorado de 15 millones de euros, se puede conseguir un nivel de vida como el de un banquero privado trabajando en una entidad externa.

En Tressis cuentan con 50 agentes repartidos en ciudades como Valencia, Alicante, Córdoba, Canarias, Asturias, San Sebastián, Madrid, Barcelona. La edad media es de 45-50 años y la amplísima mayoría son hombres. "Nosotros somos muy selectivos con nuestros agentes porque no queremos que sea sólo una labor comercial, tiene que haber una sintonía entre nuestra filosofía de trabajo y la del agente", explica. "Los agentes tienen que cumpliar con los requisitos de honorabilidad, formación e independencia en el asesoramiinto que rigen en Tressis. Siempre tiene que estar el interés del cliente por encima de cualquier otro. Buscamos que sea una relación a largo plazo tanto la de Tressis con el agente como la del agente con el cliente".

Empresas

Lo más leído