La Fed recorta tipos y anticipa una pausa: primeras reacciones de las gestoras internacionales


Cumpliendo con las expectativas del mercado, la Reserva Federal ha recortado tipos un 0,25% en su reunión de octubre, hasta el rango del 1,5-1,75%. Es la tercera bajada en lo que va de año, y probablemente será la última. La Fed ha dejado entrever en su discurso señales de una pausa en la senda de recortes, a menos que las perspectivas económicas pidan lo contrario. El mensaje clave a atender es precisamente el que falta: en el comunicado oficial se ha eliminado la referencia a su “compromiso de actuar para sostener la expansión”. En cambio, han agregado la promesa de monitorizar los datos y “valorar el camino adecuado” para los tipos de interés. 

"Es una forma elocuente de decir estamos en espera", asegura David Norris, gestor de TwentyFour AM (Vontobel AM). En opinión de Ronald Temple, de Lazard Asset Management, parece probable que el ajuste de mitad de ciclo de la tasa de la Fed ha llegado a su fin. Y Philippe Waechter, economista jefe de Ostrum AM, filial de Natixis IM, coincide: “Han dicho que quieren tomarse una pausa y han minimizado las expectativas de otro recorte este año”.

En la rueda de prensa posterior, Jerome Powell ha valorado los niveles de la política monetaria actual como “apropiadas” siempre y cuando la economía se mantenga en línea con sus previsiones. También ha afirmado que los riesgos asociados con el Brexit y la guerra comercial han dado señales de mejora. Y es que el recorte de tipos se produce el mismo día que los datos de crecimiento estadounidense han sorprendido al alza. Frente al 1,6% que se esperaba, finalmente la economía norteamericana creció un 1,9% en el tercer trimestre. La sorpresa se explica principalmente por la resiliencia en el consumidor americano, que responde por un 70% del PIB del país.

“Los datos económicos de EE. UU. han sido heterogéneos últimamente, pero siguen respaldando la idea de que la economía podrá superar el bache que supone la ralentización de la actividad manufacturera mundial”, analiza Vincent Reinhart, economista jefe de Mellon, parte de BNY Mellon Investment Management. Dicho esto, este ex trabajador de la Fed interpreta este tercer recorte como un seguro. “Por si la casa del comercio mundial acaba ardiendo”, explica. 

Pero siempre hay sombras tras citas clave en el banco central. Aunque han descartado volver a subir tipos en el futuro cercano, el ligero cambio de tono de la Fed se podría interpretar como una postura hawkish. Porque aunque han cumplido con el consenso en cuanto al recorte, muchos esperaban que reafirmaran el mensaje de que “actuarán de manera apropiada”. Es un punto en el que incidieron antes de la reunión expertos como François Rimeu, estratega senior de La Française AM, o John Bellows, gestor de Western Asset, filial de Legg Mason.

Un punto crucial serán los datos de inflación que se publiquen este jueves. El consenso espera que se mantenga en el 1,7%, es decir, por debajo del objetivo del 2% de la Fed. Y precisamente por esto Tim Foster, gestor de fondos de renta fija en Fidelity International, ve que la ventana para futuros recortes podría verse limitada. "Es probable que la inflación subyacente anual aumente por encima del objetivo a principios del próximo año, impulsada por factores que se remontan a principios de 2018 por un lado y a la presión al alza de los aranceles por otro", explica. Una inflación por encima del objetivo podría dificultar los recortes preventivos el próximo año.

La primera reacción del mercado ha sido al alza. Y esto puede interpretarse de varias formas. Para Temple, es una señal de que esperan más recortes de tipos el año que viene, por lo que no se descarta por completo la recesión. Pero al final todo se reducirá a la evolución de las cifras macroeconómicas y por ahora justifican una postura menos acomodaticia. "Aunque buscamos grietas, hasta ahora ninguna parece justificar preocupación. Evidentemente, debemos ser muy cautelosos ante este riesgo", explica Norris. Por si acaso, la Fed no ha cerrado por completo la puerta. Una táctica que, como recuerda Christian Scherrmann, economista de DWS, ya utilizó Alan Greenspan a mediados de la década de los noventa."En aquel entonces, recortes similares de la Fed lograron ampliar el ciclo de crecimiento de EE.UU. durante varios años, aunque con el premio de inflar aún más la burbuja puntocom. No esperamos consecuencias similares en este momento, pero estamos bastante seguros de que no habrá más necesidad de ajustes de tipos en los próximos meses", concluye el experto. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas