Tags: Renta Fija |

La Fed pide paciencia antes de una bajada de tipos: primeras reacciones


Ante la impaciencia de los mercados, la Reserva Federal mantiene el temple. Ha mantenido los tipos de interés estables entre el 2,25% y el 2,5%. Era lo que esperaba el consenso para esta cita, pero la clave está en las previsiones para la de julio. Para este año se descuenta ya una bajada de tipos. Y más pronto que tarde. La Fed, en cambio, opta por ser paciente. En su discurso, Jerome Powell ha insinuado que los tipos se mantendrán a los niveles actuales, al menos durante 2019.

De su mensaje se puede entrever que el banco central ve un entorno en el punto de inflexión. Como recuerda Ian Samson, analista de multi-activos de Fidelity, Powell puso de relieve la preocupación sobre la debilidad de los datos de fabricación en Estados Unidos, lo cual llevó a la Reserva Federal a concluir que las perspectivas son menos favorables. “Powell todavía cree que la suave inflación es transitoria, pero ahora espera que aumente, aunque lentamente, hacia el objetivo. Manifestó que la Fed está viendo corrientes cruzadas debido a la debilidad externa y la incertidumbre comercial, lo que significa que mientras el consumo sigue siendo fuerte, la confianza e inversión empresarial se están desacelerando”, explica Samson.

Pero a la vez la Fed defendió que el mercado laboral sigue fuerte y que la economía sigue creciendo a un ritmo moderado. En el comunicado oficial el banco central asegura que no hay motivos aún para bajar tipos de interés rápidamente. “El banco central estadounidense, que no tiene prisa dada la fuerte situación económica, no quiere dar señales de lo que va a hacer”, analiza Philippe Waechter, economista jefe de Ostrum Asset Management (filial de Natixis Investment Managers). De momento la Fed no se ata las manos. El gráfico de puntos muestra los tipos estables en 2019, una bajada en 2020, y luego otra subida en 2021.

Otros ven un recorte inminente

Muestra de que Powell no se ha casado ni con las palomas ni con los halcones es la división en los análisis de las gestoras internacionales. Mientras que las antes citadas descartan –y celebran- que los tipos de mantengan firmes, otros ven que la puerta se ha abierto para un recorte en la segunda mitad de año. Es lo que defiende Markus Allenspach, responsable de análisis de renta fija de Julius Baer.

Allenspach invita a mirar con detalle el dot plot. Siete de los 17 miembros han votado por dos recortes de tipos de aquí a finales de año y otro miembro por una bajada. “¡En otras palabras, es lo más cerca que ha podido llegar para indicar un recorte de tipos en las proyecciones!”, insiste. En Monex Europe coinciden con esa interpretación: “El anuncio de Jerome Powell en el día de ayer reveló un cambio en el lenguaje de la Reserva Federal, donde el sentido de paciencia es ahora remplazado por el de vigilancia”. Rick Rieder, director de inversiones de Renta Fija Global en BlackRock, también ve que esto sugiere que podríamos asistir a un recorte de tipos de 50 puntos básicos este mismo julio.

Los hay incluso más optimistas. Nicolo Carpaneda, director de inversiones de M&G en España y Portugal, defendió en un evento en Madrid hoy que su previsión es que haya dos recortes de tipos. "Si miramos las variables económicas la realidad es que con el crecimiento actual de EEUU no se necesitaría la ayuda monetaria de la Fed, pero el problema es que no hay inflación.¿Por qué entonces la Fed está dispuesta a bajar tipos ahora? Por la amenaza que recibió Powell de Trump sobre su posible destitución", explica. 

En un único discurso Powell ha agradado a los más y los menos acomodaticios. “La Fed lanza un mensaje correcto, evitando un easing innecesario a la vez que demuestra a los mercados estar preparada para reaccionar adecuadamente en cualquier momento”, coincide Ron Temple, de Lazard Asset Management.

Qué pasará después

El debate está servido, pero solo es cuestión de semanas para salir de dudas. Pero aunque haya un recorte en la reunión de julio –o la de septiembre a más tardar-, ¿qué pasará después? Las gestoras también se cuestionan el segundo paso del banco central.

“Si bien ahora parece muy probable un recorte de tipos el mes que viene, la magnitud de esa bajada y el camino a seguir después son muy inciertos”, afirma Samson. Aaron Anderson, vicepresidente senior de análisis de Fisher Investments, opina en esa línea: “Si un recorte de 25 puntos básicos fuese la clave de la prosperidad, la economía ya estaría en auge, puesto que toda la curva de rendimientos se reducido en al menos esa cantidad durante el segundo trimestre. El crecimiento constante y la inflación baja indican que la Fed no tiene mucho trabajo que hacer”. Y Temple coincide. “Los recortes de tipos no pueden empapelar el principal riesgo económico global: la incertidumbre generada por la impredecible política comercial de los Estados Unidos”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas