“La Fed está haciendo un ejercicio de transparencia muy importante y el mercado no le está haciendo caso”


El Franklin Strategic Income es un fondo de renta fija global cuyo objetivo es generar una atractiva rentabilidad a medio-largo plazo con una volatilidad controlada. Está gestionado por un equipo formado por más de 100 profesionales, que tienen presencia local en 30 países y conjuntamente gestionan más de 400.000 millones de dólares. Este producto de Franklin Templeton tiene flexibilidad total (geográfica, en duración y clases de activos), lo que les permite a los responsables de la estrategia posicionarse en aquellos activos que consideran van a tener un mejor comportamiento en el medio largo plazo. La rentabilidad anualizada cosechada por el fondo en los últimos tres años ha sido del 6,1%, con una volatilidad anual de entre el 5% y el 6%.

Michael Reed es uno de los responsables de monitorizar la estrategia. Cuenta con 15 años de experiencia en la compañía y su función es ser nexo entre el gestor y el cliente. El experto ha aprovechado su reciente visita a España para explicar cuáles son las oportunidades y los riesgos que ofrece el mercado de renta fija en el entorno macroeconómico global actual. El hecho de que actualmente el 70% de la cartera está invertida en el mercado de renta fija estadounidense explica el hecho de que la mayor parte de su argumentación gire en torno a su visión sobre la economía americana. “Existen muchos factores que nos hacen ser muy optimistas sobre Estados Unidos. Su economía crecerá a un ritmo de entre el 2% y el 3%. Lo que motiva este crecimiento es el consumo, ya que el 70% del PIB del país viene explicado por este fenómeno”.

¿Y qué motiva el gasto de los consumidores? La respuesta es el empleo. “Más puestos de trabajo significa más consumo. Las pymes generan el 85% del empleo en EEUU. Es un indicador líder”. Uno de los aspectos a los que prestan más atención es a la evolución del mercado inmobiliario. “Lo seguimos muy de cerca por su efecto sobre el consumo. Durante los dos últimos años los precios han subido. La reactivación del mercado inmobiliario ejerce de catalizador sobre el consumo”. El otro indicador que siguen de cerca es una inflación que se ha mantenido estable. “Muchos se preguntan por qué es tan baja. Para nosotros esto se debe a la tasa de paro. Cuando el desempleo está por encima del 5%, no hay presiones inflacionistas. Es cuando cae por debajo de este nivel cuando aparece la inflación”.

Pero Reed considera que hay otros aspectos que están apoyando a la economía estadounidense. Entre ellos cita la demografía –que en su opinión favorece el crecimiento económico del país a largo plazo-, el hecho de que muchas empresas vuelvan a trasladar sus plantas de producción a Estados Unidos –ante los menores costes que ello supone- y la recapitalización del sector financiero -con bancos mucho más fuertes y balances saneados, lo que se ha visto reconocido en el mercado de CDS-, explica el experto. “Todo ello son factores que contribuirán a impulsar el crecimiento”. A nivel global, no cree que el menor ritmo de crecimiento de China sea un motivo de preocupación. “La ralentización del crecimiento es una consecuencia natural a medida que su economía se reorienta al consumo”.

Principales visiones contrarian

Una de los aspectos diferenciadores de la estrategia del Franklin Strategic Income es la visión de los gestores sobre la evolución de los tipos de interés. “La Reserva Federal está haciendo un ejercicio de transparencia muy importante y el mercado no le está haciendo caso. A través de la Federal Funds Rate nos está diciendo que, a finales de 2015, los tipos de interés estarán en torno al 1,25%. Lo que el mercado está poniendo en precio, sin embargo, es que para esa fecha estarán en el 0,5%. Lo que he aprendido durante años es que puedes estar en desacuerdo con lo que diga la Fed, pero en ningún caso luchar contra ella. Nuestra visión sobre la evolución de los tipos es lo que nos diferencia de la competencia”.

Es por ese motivo por el que la duración actual del fondo es actualmente baja (2,92 años). “Centramos nuestra atención en buscar activos de renta fija que presenten una baja sensibilidad a la evolución de los tipos de interés. Los préstamos bancarios es un ejemplo de dónde estamos encontrando hoy oportunidades. El objetivo pasa por analizar compañía por compañía, para localizar aquellas con buenos fundamentales, en las que creamos y que, si el crecimiento económico es favorable, se vean beneficiadas. La estrategia de estar en duraciones negativas no es la más adecuada. Si se producen ventas masivas y los spreads se ensanchan es genial para la estrategia, pero tienes que estar muy seguro de lo que va a suceder en el mercado porque el precio de estar con duraciones negativas es muy elevado”.

A su juicio, el inversor no debe temer el actual escenario en renta fija. “Las rentabilidades pueden permanecer bajas por mucho tiempo y, además, hay mucha liquidez en el mercado. La Fed puede retirar esa liquidez de manera paulatina sin apenas provocar impacto en el mercado. Los inversores parecen estar muy preocupados por esto, pero lo cierto es que la historia demuestra que, cuando los tipos son bajos es generalmente cuando el interés por los productos de rentas aumenta. Existe una fuerte demanda por el crédito”. En algunos segmentos de mercado, como el high yield, Reed cree que la liquidez sigue siendo muy aceptable. “Durante los últimos dos meses hemos visto salidas de dinero y no ha habido problemas de liquidez. A esto hay que añadir que, en nuestra opinión, la ratio de default se mantendrá durante los próximos años en niveles muy bajos (1-2%)”.

Históricamente, el 70% de la cartera ha estado invertido en activos denominados en dólar, mientras que el 30% restante en activos de renta fija global. Además de los préstamos apalancados (leveraged loans), las principales apuestas en la cartera son la deuda corporativa americana, tanto con grado de inversión como high yield (no se ponen límites para invertir en activos sin grado de inversión) y los bonos emergentes. La calidad crediticia media de la cartera es de BBB-. El producto no se mide frente a ningún índice de referencia. “Es un fondo sin limitaciones, que representa las opiniones del Comité de Inversiones. Desde su lanzamiento en 1994 ha sido así (en 2007 fue cuando se lanzó el producto offshore)”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído