La Fed cumple 100 años


Artículo de Miguel Pérez Santalla, VP de BullionVault, traducido y editado por María Vengut


El sistema de la Reserva Federal se creó hace 100 años, un día como hoy.

El propósito allá en 1913 era el de formar un cuerpo regulador que ayudara a acabar con la marea de quiebras bancarias en Estados Unidos. Sus proponentes, el Senador Nelson Aldrich, el Senador Owens y el Congresista Glass, entre otros, creían que si una agencia controlaba el flujo de dinero y a las instituciones bancarias, se podrían prevenir muchos de los colapsos económicos que habían tenido lugar desde el nacimiento de la nación.

Pero, ¿ha conseguido el Sistema de la Reserva Federal su objetivo?

El establecimiento de tal poder no fue una decisión unánime. Muchos en el gobierno se oponían a la propuesta, tal como G. Edward Griffin detalla en su historia de la Fed, The Creature from Jekyll Island. El nombre en sí, la Reserva Federal, pretendía disipar sus preocupaciones. Washington evitó llamarlo un "banco central", porque muchos en el Congreso se oponían a la centralización del poder, especialmente el control monetario de una agencia en el gobierno. Así que aquellos que apoyaban el concepto del banco central tenían que concebir un método de control similar, pero evitando la apariencia de control directo. Esta idea de base dio pie a la creación de la Reserva Federal.

La institución tiene doce Bancos de Reserva a lo largo y ancho del país, que rinden cuentas a las altas autoridades del Sistema. La máxima autoridad la forman los nueve miembros de la junta directiva: seis son elegidos por los doce bancos y los tres restantes por el Consejo de Gobernadores.

Esto, por supuesto, es centralización de poder. Es evidente que el Consejo de Gobernadores está controlando el brazo del Sistema de la Reserva Federal. ¿De dónde vienen? El Consejo está formado por siete miembros, nombrados por el presidente de Estados Unidos y confirmados por el Senado. Cada miembro mantiene su posición durante catorce años (aunque los términos de renovación son cada dos años). El máximo cargo de este Consejo también elige al presidente y al vice presidente que son los que terminan por tomar todas las decisiones.

Y, ¡voilà! Tenemos un banco central, aunque no ha sido hasta hace poco cuando el gobierno de Estados Unidos ha reconocido abiertamente que la Reserva Federal es el "banco central" del país. Esta agencia controla todo el sistema bancario. Tiene la habilidad de activar y desactivar el interruptor de efectivo a través de la red bancaria.

¿Es ese control bueno o malo? Cualquier beneficio del Sistema de Reserva Federal no ha podido sido demostrado. Porque si analizamos la historia económica reciente de Estados Unidos, no ha sido precisamente de color de rosa.

Desde la implantación del Sistema de Reserva Federal hace ya 100 años, Estados Unidos ha estado en contracción o ralentización prolongada durante el 38% del tiempo. Algunos podrían decir que es una buena cifra. Pero en casi la mitad de esos 38 años, Estados Unidos tuvo un crecimiento negativo de su producto interior bruto.

Muchos se guían por la teoría de Newotn de que todo lo que sube, baja. Pero esto es por la ley de la gravedad, que nada tiene que ver con la economía. A medida que la población crece, la economía debería crecer también, ya que esa nueva gente necesita comer pero también produce. Así que, ¿por qué se sufren declives económicos tan a menudo? La avaricia y la estupidez son, a menudo, la causa de la mayoría de las crisis. Pero estas dos proclividades no existen solamente en el ámbito del sector privado.

Washington Mutual sufrió la mayor quiebra bancaria en Estados Unidos colapsando en 2008 con activos valorados en más de 300.000 millones de dólares. Eso representaba en torno al 2% del PIB anual. Esta y otras populares quiebras, como la de Lehman Bothers, fueron responsables de llevar al país hacia una profunda recesión de la que todavía tiene que salir. ¿Dónde estaba la Reserva Federal antes de que esto ocurriera? A la Fed se le atribuyó el mérito de rescatar el sistema bancaria después pero, ¿por qué no lo vieron venir? Si su trabajo es el de limpiar el desastre durante y después de una crisis, ¿no debería ser también su tarea la de prevenir estas calamidades?

Este experimento que los estadounidenses llaman banco central está ahora también jugando un juego por primera vez y el Consejo de Gobernadores lo sabe. La desenfrenada creación de números que representan dinero refleja un nuevo intento de manipulación económica jamás visto. Muchos creen que la flexibilización cuantitativa está funcionando, pero otros, como Jim Rogers, creen que este crecimiento artificial terminará por colapsar.

Hoy se celebran 100 años desde su creación y, todavía es un experimento. Una historia que contradice los hechos no puede sostenerse durante tan largo periodo de tiempo pero no hay prueba real de que la existencia de la Fed haya tenido más efectos positivos que alternativos. De hecho, muchos responsabilizan a las políticas de la Reserva Federal y a la desregulación bancaria, sobre la que la Fed era consultada a menudo, de la crisis actual. Al contrario de lo que pretende, esta crisis ha afectado a millones de personas en Estados Unidos y se ha expandido a todo el mundo a través de un efecto dominó.

Pero aceptar la Fed y su poder como tal, la pregunta que han de hacerse los individuos es cómo este sistema afecta a sus inversiones o a sus ingresos de cara al futuro. En un mundo donde el dinero es controlado por agencias centralizadas con poder para crear sin límites y, por tanto, para destruir valor, es probable que uno quiera encontrar activos tangibles que queden fuera de las garras de dicho control. La caída de precios del oro y la plata de este año no deshace los miles de años de uso como refugio de valor, muchos más que los del dólar fiat de la Fed. Y con las estadísticas apuntando a una nueva crisis económica dentro de los próximos diez años, muchos deberíamos plantearnos cómo sobrevivir otra recesión a pesar de las buenas intenciones de los creadores del Sistema de la Reserva Federal hace 100 años.

Foto de Kurtis Garbutt (Flickr)

Lo más leído