La estrategia del Amundi Global Aggregate, punto por punto


El Amundi Global Aggregate es una de las puntas de lanza de Amundi en España. Se trata de un fondo de renta fija global con 5 estrellas Morningstar que desde su lanzamiento en 2007 ha ofrecido una rentabilidad anualizada del 12%. En una reciente visita a Madrid, Hervé Hanoune, director de Estrategia del equipo del Global Aggregate, explicaba que el éxito de la estrategia se cimenta en dos pilares fundamentales: una visión estratégica macroeconómica que se combina con una gestión táctica activa. Esto se consigue, además, con un volumen de activos bajo gestión que le permite ser flexible en la gestión, flexibilidad que, a su juicio, no es fácil de conseguir con estrategias que albergan grandes patrimonios. 

El año pasado, la rentabilidad del Amundi Global Aggregate fue del 5,18%, 5,3 puntos por encima del índice de referencia. En 2013 tres de las cuatro clases de activos en los que invirtió -divisas, bonos soberanos y crédito- ofrecieron una rentabilidad superior, mientras que el retorno de la deuda emergente fue plano. El segmento de divisas aportó un retorno del 2,76%, siendo las posiciones dólar contra yen, dólar canadiense contra dólar australiano y libra contra euro los principales motores de rentabilidad. En cuanto a la deuda soberana, que arrojó un 2,36% a la rentabilidad, la estrategia pasó por estar largos de bunds frente a ‘treasuries’ e infraponderados en duración. La estrategia en crédito aportó casi un 2% gracias a la sobreponderación en entidades financieras europeas.

Despiezando la estrategia de cara a 2014

Por vencimiento, el 21% de la cartera está invertida en bonos con vencimiento a 3-5 años, el 20% en bonos a 7-10 años y otro 20% en títulos de deuda a más de 15 años. La deuda con vencimientos más cortos (1 a 3 años) centra el 16% de la cartera. Por calificación crediticia del activo, la mitad de los activos de deuda en los que invierte actualmente (49%) cuentan con un rating BBB. “La cartera está expuesta a bonos high yield, pero con cobertura táctica a través de CDS”, explica Hanoune. Por áreas geográficas, Francia (14,5%) e Italia (13,6%) son los mercados de mayor peso, seguido de Estados Unidos (12,9%). Destaca la elevada posición en Portugal (8,3%) y Rusia (8,1%). La duración de la cartera es de 4,6 años y el número de títulos 218.

Deuda global

¿Cuál será a partir de ahora la estrategia del gestor? Según explica el propio Hanoune, en deuda global el experto espera una subida de tipos que impactará principalmente en los bonos a cinco años, por lo que apuestan por estar cortos n bonos a cinco años y largos a 30 años. “La recuperación de la economía estadounidense será negativa para el mercado de deuda global. En el caso de Europa, el hecho de que el BCE haya actuado como cortafuegos para los mercados periféricos ha reducido el atractivo del bono como valor refugio”, afirma. La estrategia en deuda global pasa por apostar por duraciones cortas, estando largos en Europa y cortos en Estados Unidos y Japón.

Estrategia en crédito

En crédito, Hanoune asegura que el equipo del Amundi Funds Bond Global Aggregate está positivo en deuda corporativa al entender que muchas empresa gozan de balances muy saneados. “Tenemos la convicción de que el crédito europea batirá este año al estadounidense. Las valoraciones en Europa son más atractivas que en Estados Unidos, Reino Unido e incluso Asia”. En su opinión, las tires de la deuda corporativa aún están atractivas frente a los bonos. “Nosotros estamos largos en crédito, sobreponderando el europeo y, más concretamente, el papel emitido por las entidades financieras, que sigue siendo una de nuestras grandes apuestas para 2014. El desapalancamiento bancario continuará este año”, explica.

Divisas

En el mercado de divisas, Hanoune se muestra convencido de que el dólar y la libra batirán al euro y el yen. “Hemos abierto posiciones largas en dólar y libra . El liderazgo del crecimiento en Estados Unidos y el tapering iniciado por la Reserva Federal favorecerá su positiva evolución, más aún teniendo en cuenta que el dólar está infravalorado”. En cuanto a las divisas emergentes, cree que éstas registrarán un mejor comportamiento que las vinculadas a las más vinculadas a las materias primas. El equipo gestor del Amundi Global Aggregate ha abierto posiciones largas en el peso mexicano, el zloty polaco, el florín húngaro y el rublo, frente al dólar canadiense, australiano y neozelandés.

Deuda emergente

En deuda emergente, Hanoune reconoce que la estrategia pasa por ser muy selectivos. “El crecimiento económico de estos países sigue mostrando claros síntomas de mejoría y los activos denominados en dólares rebotarán, si bien la presión continuará a corto plazo por la subida de las tires de los bonos del Tesoro de Estados Unidos. La parte corta de las curvas locales ofrecen un carry decente y un riesgo de tipo de interés limitado. También vemos valor en el espacio de la deuda corporativa. Actualmente, mantenemos posiciones long/short en deuda local brasileña, entidades financieras rusas y sector energético”, revela el director de Estrategia del equipo del Amundi Funds Bond Global Aggregate.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído