La estrategia de inversión de Banif para 2012: prudencia y preservación de capital


En Banif consideran que, en 2012, el timing de las inversiones va a ser muy importante y que "la volatilidad ha llegado para quedarse”. Para la primera parte del año aconsejan prudencia y preservación de capital así que recomienda a los clientes que deleguen la gestión en manos de profesionales. Según Pedro Mas, director general de Banif Gestión, los clientes han vivido años complicados y ahora demandan rentabilidades ciertas a plazos no superiores a los tres años.

 

Los tres escollos que a su juicio marcaron el año 2011 fueron la desaceleración significativa vivida por Estados Unidos en la primera mitad del ejercicio, el golpe que sufrió Japón debido al terremoto de marzo y sus consecuencias globales y la crisis soberana de la zona euro.

 

Consideran que le periodo de financiación barata ha llegado a su fin y que se está viviendo un cambio estructural en el mundo, en el que las economías OCDE van a perder peso a favor de la de los emergentes. “Va más allá de modas o tendencias, es un cambio estructural con un reequilibrio del PIC mundial”, explica Alfonso Garcí Yubero, director de análisis de la entidad de banca privada perteneciente al Banco Santander.

 

Para 2012, prevén que la zona euro entre en una recesión técnica en la primera parte del año, aunque no muy profunda. Para Estados Unidos ven señales más alentadores con crecimiento autónomo de ciertos sectores y no tan ligado a los estímulos monetarios y prevén un crecimiento del 2% para este año para esta economía. Para las economías emergentes prevén un aterrizaje suave, con una transición hacia un modelo de crecimiento más sostenido, apoyado en el consumo interno. Estas economías cuentan además con "munición monetaria y fiscal", así como con unas finanzas públicas saneadas y fundamentos estructurales sólidos. Así, el crecimiento del PIB mundial será del 3,5%, liderado por los emergentes ya que las economías desarrolladas registrarán un crecimiento de tan sólo el 1,7%.

 

En su cuadro de previsiones para España, sitúan el PIB de 2012 en -0,8%, la inflación en 1,8% y el saldo presupuestario en el -6,7%. Aseguran que les preocupa la deriva de la economía española aunque no son muy negativos y creen que se debe seguir la senda de las reformas anunciadas por el Gobierno.

 

Así su escenario central para este año, al que otorgan un 75% de posibilidades de darse, consta de seis puntos: leve desaceleración del crecimiento mundial, que Estados Unidos no entra en recesión, una gradual resolución de la crisis soberana de la zona euro, un aterrizaje suave en la economía china, que los emergentes ralentizan de forma ordenada su crecimiento y que la inflación se mantendrá moderada en las economías OCDE.

 

Los tres riesgos a la baja que puede haber en su escenario central son la incapacidad de las autoridades europeas de poner coto a la crisis de deuda soberana, una posible escalada de tensiones sociales, políticas y económicas y la disminución del potencial productivo y política monetaria inapropiada. Creen que la inflación está controlada pero bueno ser una "bomba" si vuelven a adoptarse medidas expansionistas de crédito. 

 

Partiendo entonces de este escenario global, a la hora de invertir ven valor en la deuda corporativa, especialmente en la de alta calidad y apuestan por carteras muy diversificada de este tipo de bonos con duraciones cortas, que complementarían con inversiones en renta fija emergente y en high yield. Prefieren evitar la deuda gubernamental de los países core, donde cree qqe no hay valor y que, de hecho, puede haber una burbuja. La excepción a esta aversión a la deuda pública sería la de los periféricos y, en concreto, la de España, donde sí han invertido recientemente si bien ahora están pasando de posiciones a 12 meses a otras a 2-3 años.

 

En renta variable, ven valor pero actualmente están neutros ya que creen que este mercado está "atenazado por la sensación general de miedo y riesgo". En todo caos, favorecen la inversión en bolsa emergente, infraponderan la europea aunque creen que habrá algún momento del año en el que sea el momento adecuado de entrar en ella y respecto a la estadounidense cree que el último rally vivido estas semanas la ha llevado a niveles ajustados por lo que podrían reducir su exposición a ella.

 

En divisas, ya el año pasado apostaron por el crecimiento del dólar y mantienen esa apuesta para este año, marcando la cota en el 1,20. Cree que "todos los caminos conducen a la apreciación del dólar" ya que si las dudas sobre algunos países europeos se mantienen eso favorece al dólar y, aunque esa situación se reconduzca, la moneda también se vería beneficiada porque significaría un BCE muy activo. En otras divisas se muestran positivos en las emergentes porque creen que las bajadas que vivieron en 2011 se debieron a una salida de flujos de inversores extranjeros y no por un deterioro de sus fundamentales. Prefieren las divisas asiáticas, en Latinoamérica entrarían en el real brasileño y no invierten en divisas de Europa del Este por el contagio de la situación de la zona euro.

 

En gestión alternativa, que es otro de sus activos de inversión, actualmente están muy infraponderados por que prefieren reducir el riesgo autor que tiene esta inversión, que ellos canalizan a través de fondos de inversión.

 

Así, si se cumple su escenario a lo largo del año, por tipo de inversiones en los próximos meses se invertiría en tesoro español con vencimientos a corto/medio plazo, crédito IG de Estados Unidos, renta variable estadounidense, y renta fija emergente en hard currency, para pasar luego a incluir renta variable emergente, high yield estadounidense y gestión alternativa y, por último, renta variable europea y renta fija emergente ahora en moneda local. Respecto a cómo atacar estos activos, en Banif combinan tanto la inversión directa con uso de derivados y con fondos de inversión de terceros de manera que, dependiendo siempre del mejor vehículo para el cliente recomiendan la inversión directa en renta variable española y parte de renta variable europea y los fondos de inversión para el resto de activos.  En renta a fija menos en high yield y en emergentes que sí suelen optar por el producto fondo de inversión, en el resto de inversiones no tienen una política marcada si bien últimamente se han decantado más por la inversión directa. En gestión alternativa, siempre sería  a través de fondos de inversión. 

Lo más leído