Tags: Latam |

La economía según Corbo


La conformación de gobiernos reformistas en Italia y Grecia abre una corta ventana de oportunidades para que la Zona Euro haga un último esfuerzo por controlar la crisis. Se requiere ahora en forma urgente acciones encaminadas a evitar que los aumentos en el costo de financiamiento de Italia terminen transformando sus problemas de liquidez en problemas de solvencia con efectos insospechados en su banca, su crecimiento económico y la expansión de la economía mundial.

Para esto,  el camino más aconsejable sería una acción más decidida del BCE, apoyado por Alemania y Francia, comprando bonos de la facilidad financiera ya creada, la EFSF, y anunciando un gran programa de compra de bonos de los países con problemas. Esto enfrenta dificultades dada la fuerte oposición que ha mostrado la Canciller Merkel. Además, para evitar la contracción del crédito se necesitará complementar la creación del súper fondo con un programa de garantías pan-europeas a las emisiones de deuda bancaria por los bancos de la región.

La salida de esta crisis no tendrá un camino fácil y está llena de riesgos. En primer lugar que la crisis griega termine en un default desordenado desatando una crisis bancaria en Grecia con efectos en el sistema financiero global;  que se fracase en movilizar un nivel adecuado de recursos para   súper fondo, y  que los gobiernos con problemas, particularmente Italia, sean incapaces de implementar programas de ajuste orientados a fortalecer las cuentas fiscales y remover los obstáculos al crecimiento.

Para América Latina es muy importante lo que pase con China y ahí las noticias son más positivas. Esta economía, al igual que la de la India, mostraba señales claras de sobrecalentamiento, lo que dio origen a una serie de medidas monetarias y crediticias para reducir su crecimiento.

Además, este país tiene suficiente espacio para sustituir la desaceleración del crecimiento de sus exportaciones con un mayor dinamismo del consumo interno.

Las perspectivas de la economía chilena apuntan, a un crecimiento del PIB de 2011 que se ubicará en la parte superior del rango del 6 al 6,5 por ciento y para el 2012 de 4 por ciento con sesgo a la baja.

En caso de intensificarse el deterioro del entorno externo, el crecimiento del 2012 sería bastante menor al 4%.

Por su parte, la inflación anual a diciembre debiera cerrar en torno al 3,7% este año y en la parte baja del rango del 3 al 3,5% el año próximo. El riesgo para la inflación del próximo año está en los aumentos que experimenten los salarios en un mercado laboral donde las holguras ya han desaparecido.

Vittorio Corbo fue presidente del Banco de Chile entre los años 2003 y 2007. Actualmente es profesor titular de la Pontificia Universidad Católica de Chile y profesor facultad de la Universidad de Chile. Es miembro del Consejo y asesor económico del Banco Santander Chile, miembro del consejo de Endesa Chile y presidente del consejo de ING Seguros Chile. Es miembro del consejo asesor del economista jefe del Banco Mundial y de política monetaria y cambiaria del Fondo Monetario Internacional. También es investigador asociado senior del Centro de Estudios Públicos de Chile.

Puedes ver el artículo completo en el Centro de Estudios de Chile.

Lo más leído