“La economía europea juega un papel irrelevante en su mercado bursátil”


“Cuando compras Bolsa europea, no estás comprando economía europea. La economía juega un papel irrelevante teniendo en cuenta la solidez y el grado de internacionalización que han alcanzado sus empresas”. Esto es, según Michael Barakos, director de Inversiones de Renta Variable europea de J.P.Morgan AM, un factor muy importante que el inversor debe tener muy presente en el actual escenario de debilidad que atraviesa la economía del Viejo Continente. La renta variable europea ha sido sometida a una gran presión vendedora debido principalmente a los problemas de índole político y económico padecidos por la región. Sin embargo, la solución no es huir, sino explotar las oportunidades.

Según explicó el experto en una presentación celebrada en Madrid, el método que proponen desde la firma es el JPMorgan Funds-Europe Equity Plus, fondo que busca aprovechar el potencial de la renta variable europea a través de una combinación de posiciones largas y cortas. Integrado por una cartera formada por entre 150 y 300 compañías, los gestores buscan los valores con mejores características de valor y crecimiento partiendo de la premisa de que las empresas de calidad con valoraciones atractivas y buenas perspectivas de beneficios tienden a comportarse mejor a largo plazo. “La valoración es la clave y lo más importante. Aunque no estamos en los niveles de marzo de 2009, las acciones europeas siguen siendo atractivas tanto por valoración como en términos de rentabilidad por dividendo”, afirma.

Pero hay que tener cuidado ya que, según explica el propio Barakos, en el mercado europeo existen trampas de valor. “Hay empresas que parecen baratas y no lo son: cotizan en niveles históricamente bajos por una buena razón”. Por ese motivo, la valoración no es el único filtro aplicado por el equipo. Existen más factores que el equipo gestor considera cruciales para saber si una compañía representa o no una buena oportunidad. Entre ellos, el experto cita la calidad del negocio de la empresa, algo que considera muy importante sobre todo en periodos de corrección (flujos de caja, hojas de balance, retorno del capital invertido…) y el momentum (monitorizando diariamente la evolución del negocio de la compañía y haciendo una distinción entre las empresas que saldrán reforzadas de la crisis de las que no).

El otro pilar sobre el que se cimenta la estrategia es el sacar partido de empresas caras, de baja calidad y pobres perspectivas de beneficios. El JPMorgan Funds-Europe Equity Plus establece así una segunda fuente de alfa a través de las posiciones cortas, que a su vez aumenta la cantidad de dinero activo disponible para la toma de posiciones largas adicionales, incrementando al mismo tiempo el potencial de rentabilidad de esa parte de la cartera. Según explica, la posibilidad de compensar posiciones largas y cortas contribuye a controlar la volatilidad y a utilizar los presupuestos de riesgo de una forma más eficiente. “El fondo está completamente invertido. El 130% en posiciones largas y el 30% en cortas”. Easyjet es el ejemplo de valor en el que mantiene una posición larga; Aggreko, de posición corta.

Mejora el sentimiento, pero...

“Europa ha sido sometida a una fuerte presión vendedora que ha sido cortada de raíz tras la célebre frase de Draghi de hacer todo lo que fuese necesario para evitar el colapso del euro. La intervención del presidente del BCE ha cambiado radicalmente el negativo sentimiento que hasta entonces existía hacia su mercado de renta variable, que ahora representa una atractiva oportunidad de inversión a largo plazo. A corto plazo, la menor visibilidad sobre el futuro económico podría provocar una corrección que, en mi opinión, sería sana. No obstante, el mayor riesgo al que nos enfrentamos a largo plazo es que la mejoría del sentimiento hacia la Bolsa europea no vaya acompañada de una recuperación de los fundamentales empresariales”, asevera.

A su juicio, “es bueno que el sentimiento haya mejorado, pero si los resultados no acompañan tenemos un problema a largo plazo. Este es un factor que conviene seguir de cerca”, señala. El estancamiento de los beneficios es algo que estaría viendo en algunas operadoras de telecomunicaciones, como Telefónica. “Es una compañía muy endeudada que, en mi opinión, supone una clara trampa de valor. Las expectativas son tan bajas que incluso ha tenido que suprimir el dividendo. Solo en caso de que esas perspectivas mejoren podrían aparecer en el sector un mayor número de oportunidades”, afirma. De hecho, Barakos reconoce que el fondo apuesta por otras empresas del sector que, aún pudiendo parecer más caras, pueden batir las expectativas.

Por el contrario, el director de Inversiones se muestra muy optimista respecto al sector financiero, sobre todo respecto a las compañías de seguros, a las que en términos generales encuentra muy baratas. “Es un sector muy excitante. En los últimos 6-7 meses hemos pasado a sobreponderar a las entidades financieras”, asevera. Aunque reconoce que, tras los test de estrés, se ha sentido más cómodo con sus posiciones en entidades bancarias de España e Italia, no cree que estos valores estén baratos, cambiándolos por bancos escandinavos. El JPMorgan Funds-Europe Equity Plus, con rating cinco estrellas por parte de Morningstar, ha logrado situarse en el primer percentil a tres y cinco años, con una rentabilidad anualizada que, en los últimos tres años, alcanza el 15,8%.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído