“La demanda se centrará en empresas con buen crecimiento y elevada rentabilidad por dividendo”


Los distintos panoramas económicos en los distintos lugares del mundo han llevado a Threadneedle a adoptar una estrategia de renta variable con un sesgo más regional que en el pasado. “En todas las áreas, es probable que la demanda se centre en las empresas con buen crecimiento y las que ofrecen rentabilidades por dividendos elevadas y al alza”, afirman. No obstante, en cada mercado el posicionamiento de la cartera presentaría significativas diferencias. 

“En Estados Unidos hemos incrementado nuestras posiciones en los valores cíclicos, especialmente en los relacionados con la vivienda, y somos precavidos en muchos sectores defensivos, como por ejemplo el de servicios públicos. En Europa mostramos por lo general una mayor cautela en torno a los valores cíclicos y estamos tratando de incrementar nuestras posiciones en valores que muestran un crecimiento continuo, como por ejemplo bienes de consumo básicos, que se han visto afectados recientemente por la corrección del mercado”.

En Asia, en la gestora apuestan por los valores cíclicos expuestos a Estados Unidos, como las empresas de tecnología, pero desconfían de algunos cíclicos con exposición a China, como los valores del acero. En términos generales, Mark Burgess, director de Inversiones de Threadneedle, reconoce que las recientes declaraciones en torno a la reducción de la relajación cuantitativa por parte de la Reserva Federal ha incrementado considerablemente la volatilidad de mercado en todas las categorías de activos.

“La relajación cuantitativa ha sido una enorme fuerza que ha impulsado los mercados y, normalmente, el inicio de un ciclo de ajuste monetario ha sido un momento difícil para los inversores. Sin embargo, se trata solamente de una reducción del nivel de estímulo monetario de la Fed y no de un ajuste tradicional. Creemos que los tipos de interés se van a mantener en niveles bajísimos durante un periodo de tiempo considerable. La actuación de la Fed se llevaría a cabo ante una mejora de la dinámica económica y creemos que habrá pocas presiones inflacionistas a corto plazo”.

En este sentido, Burgess considera que la combinación de mayor crecimiento, baja inflación y una continuada política monetaria de estímulo debería ser un entorno razonable para los mercados de renta variable.

¿Y en renta fija?

Para el experto, los mercados de deuda pública y deuda de categoría de inversión ofrecen un valor muy limitado a largo plazo y, por tanto, parecen vulnerables si las perspectivas de crecimiento mejoran. “Desde hace un tiempo hemos mantenido una posición inferior a la del índice de referencia en deuda pública, pero últimamente hemos reducido nuestra exposición a los bonos empresariales de categoría de inversión, cuyos diferenciales probablemente ofrezcan muy poca protección ante el riesgo de subida de las rentabilidades de la deuda pública”.

El director de Inversiones de Threadneedle espera que los inversores hambrientos de rendimientos sigan buscando rentabilidad y activos que han quedado rezagados con respecto a otros mercados en los últimos años.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído