La crisis en cuatro palabras


Cuatro elementos han marcado la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión: Crédito; Apalancamiento; Liquidez y Solvencia. Karen Dunn Kelley, consejera delegada de Invesco Worldwide Fixed Income, cree que los inversores tienen razones para ser optimistas en renta fija. En su opinión, estos cuatro factores se están normalizando y abren la puerta a una recuperación que se tiene que basar en la triple R: recapitalización, reestructuración y regulación.



Para la máxima responsable de la plataforma de renta fija de Invesco, estos cuatro conceptos llevaron a la crisis y serán los que nos saquen de ella. En su opinión, en los últimos meses se observan mejoras, en unos casos más avanzadas que en otros, que hacen ser optimistas.



Crédito. El crédito se había convertido en algo fácil y barato para los consumidores, empresas y familias, después de que los tipos de interés reales tuvieran su mayor caída en 20 años. Los particulares que solicitaron su primera hipoteca al 18% en los años ochenta, podían refinanciarse al 6%. Esto acercó el crédito a todo el mundo. Los bancos prestaron el dinero a los clientes con peor calidad crediticia a los mismos precios que se pedía a los clientes solventes. Pero los impagos se dispararon un 81% en 2008. Ante el riesgo de que no se recuperaría el dinero prestado se dejaron de dar préstamos y se pasó rápidamente de un escenario en el que el diferencial entre los préstamos de mayor y menor calidad era nulo a otro con grandes diferencias de diferencial según la calidad. Esto colapsó el mercado. En la actualidad, Karen Dunn Kelley destaca que se están comenzando a normalizar los diferenciales de crédito.



Apalancamiento. Los particulares aumentaron su endeudamiento en los últimos años con tarjetas de crédito, financiación de automóviles e hipotecas. Y las compañías se unieron a esta carrera. En el momento en que se tuvo que hacer frente a estos pagos, se aceleraron las ventas de los activos que se habían dado como garantía de estos préstamos. Dunn Kelley señala que en los últimos meses se observa como el endeudamiento está siendo garantizado por activos y dinero. Esto resulta una pieza clave en la crisis. Las compañías están siendo capaces de cancelar sus préstamos. En este proceso, los gobiernos deben inyectar capital para reducir el apalancamiento. Además, los consumidores están ahorrando más y gastando menos.



Liquidez. El apalancamiento disparó la liquidez en el mercado Posteriormente el desapalancamiento tuvo el efecto contrario y la liquidez desapareció. Un dato: en el cuarto trimestre de 2008 sólo se produjo una salida a bolsa en el mercado de EEUU. Eso no significa que no existían compañías que quisieran saltar al parqué, sino que no podían levantar capital. Este desapalancamiento bloqueó el crédito y secó la liquidez del mercado, desplomando los precios. Ahora, la liquidez está comenzando a volver. Los ratios de deuda sobre activos vuelven a niveles más racionales. Además, las medidas de los gobiernos mejoran la liquidez de los mercados



Solvencia. El crédito fácil disparó el precio de los activos, con lo que empresas y particulares parecían ganar en solvencia. Pero, de repente, se pasó de solvente a la bancarrota: 25 banco estadounidenses quebraron el pasado año, incluido Washington Mutual, la mayor bancarrota bancaria de la historia de EEUU. Durante la semana del 15 de septiembre, Lehman Brothers quebró, el Gobierno de EEUU salvó a AIG y el respetado fondo monetario Reserve Primary decepcionó con su rentabilidad. Esa semana marcó un tono pesimista que todavía se mantiene en 2009. Para Karen Dunn Kelley, la solvencia volverá cuando particulares y empresas mejoren sus balances y cuando los bancos tengan capital para prestar. Los gobiernos están dando ahora los pasos para mejorar ese capital.

En opinión de Karen Dunn Kelley, las mejoras están comenzando, lo que da razones para ser optimistas. A la hora de explicar esta recuperación, centra la atención en las tres R: recapitalización (de las entidades financieras y empresas), reestructuración y regulación.





Lo más leído