La crisis de los Espírito Santo afecta a cinco gestoras españolas... por el momento


La familia portuguesa Espírito Santo y su holding empresarial siguen dando que hablar tanto en el país luso como fuera de sus fronteras. En esta ocasión, hasta 12 sicav y 2 fondos de inversión pertenecientes a cinco gestoras españolas han tenido que comunicar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) mediante los correspondientes hechos relevantes su exposición a empresas del Grupo Espírito Santo, una exposición que va desde bonos hasta acciones de algunas de sus firmas de referencia.

UBS Gestión, Credit Suisse Gestión, DWS Investments (gestora española de Deutsche Asset & Wealth Management), Alpha Plus Gestora y Renta 4 Gestora han visto como sus sicav y fondos sufren minusvalías por su tenencia de bonos -la mayoría- de Espírito Santo Financial Group y Rio Forte Investments, empresas responsables de los activos financieros y no financieros del holding familiar, respectivamente, y acciones de Banco Espírito Santo (BES), joya de la corona del grupo.

UBS y Credit Suisse son quienes más sicav afectadas tienen tras la petición del grupo luso de una gestión controlada, figura jurídica luxemburguesa similar al concurso de acreedores español: cinco en el caso de UBS (Futurama Inversiones, Bochan Investment, Dinervalor, Arzalejos y Simar Inversiones) y cuatro en el de Credit Suisse (Carlinvest 2014, Cedre Du Liban, LBM Inversiones 2014 e Inversión Global 9876).

Por su parte, DeAWM y Renta 4 tampoco han podido escapar del ‘caso Espírito Santo’. Las sicav Casayu Inversiones y Capital Langenburg, de DWS Investments, y Mopani Inversiones, de Renta 4 Gestora, también se han visto afectadas. Capital Langenburg es el único vehículo de los citados que tiene en cartera acciones, de BES en su caso.

Alpha Plus es la única firma que, en vez de sicav, tiene fondos cuyo valor liquidativo se ha visto lastrado por el entramado familiar de los Espírito Santo. Sus fondos Alpha Plus Rentabilidad Absoluta y AP Rentabilidad Absoluta Plus han sido los castigados. Tal y como indica la gestora en su respectivo hecho relevante a la CNMV, al no producirse el pago del principal e intereses en la fecha de vencimiento, “como medida prudente, se ha estimado el valor de recuperación en el 30%”.

Estas son las primeras gestoras españolas golpeadas por el torrente de noticias negativas procedentes de Lisboa, pero puede que no sean las últimas. Es probable que la CNMV reciba a lo largo de los próximos días más comunicaciones de este tipo por parte de otras firmas nacionales.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído