“La convergencia de los tipos de la deuda pública europea debería continuar”


“Las elecciones italianas han tenido una repercusión enorme en los precios de la deuda pública”. Después de haber experimentado un espectacular movimiento de caída desde que se anunció el programa de apoyo del BCE, los tipos a 10 años repuntaron con fuerza conforme se acercaba el momento de conocer la voluntad del pueblo italiano sobre sus futuros gobernantes. Por el contrario, los bonos del Tesoro alemán han contado con el interés de los inversores, aunque los diferenciales se han ampliado con respecto a Italia.

Tal y como explica Mirabaud Asset Management en su último informe de Estrategias de Inversión, las diferencias en materia de evolución económica siguen siendo importantes hoy en día. “Mientras que los indicadores adelantados han mejorado más allá del Rin, han empeorado en la llanura padana. No obstante, el nerviosismo provocado por los acontecimientos políticos nos parece exagerado. Esperamos una salida progresiva de la crisis, más que un recrudecimiento de la tensión. La convergencia de los tipos de la deuda pública debería continuar en ausencia de los temores de retorno a la crisis de deuda soberana”, asegura.

En lo que respecta a los bonos del Tesoro de Estados Unidos, la gestora considera que la relación entre los rendimientos y el riesgo sigue siendo insuficiente. “Tras la impresionante subida registrada a comienzos de año, los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos han disminuido. Obviamente, la cuestión de la austeridad se sitúa como telón de fondo del movimiento observado, ya que la reducción del gasto público amenaza con debilitar el crecimiento económico, a modo de multiplicador keynesiano negativo”, afirman.

Por otro lado, el descenso del barril de petróleo ha suavizado las expectativas de inflación. En opinión de Mirabaud, sin embargo, las repercusiones del ajuste potencial del presupuesto estadounidense no serán tan graves como para llevar al país a la recesión. “Así, el crecimiento debería seguir siendo positivo y el riesgo de que se registren alzas en los rendimientos de los activos en cuestión ha sido integrado en nuestro escenario central. Por consiguiente, seguimos recomendando una asignación reducida y de duración corta en las carteras gestionadas”, indican.

Deuda corporativa: Los spreads siguen siendo elevados en el segmento de alta calidad

Según Mirabaud, tras el incremento de la intolerancia al riesgo entre los inversores, la revalorización de la deuda pública con consideración de refugio ha dado oxígeno a los diferenciales de la deuda corporativa. “A pesar de esta bocanada de aire fresco, los diferenciales que muestran las empresas de máxima calificación siguen siendo relativamente reducidos y mantenemos nuestra recomendación de cierta prudencia en lo que respecta a la exposición a estos activos específicos. Debido a la fuerte infraponderación de la deuda pública en las carteras gestionadas, la asignación recomendada a la deuda corporativa de primera calidad sigue siendo superior a la referencia estratégica”.

Noticias relacionadas

Lo más leído