La consolidación de los fondos europeos se ralentiza en el primer trimestre del año


La industria de gestión europea continúa con el ejercicio de consolidación de su rango de productos y el número de fondos sigue bajando, pero de forma más lenta que antes. Así, en el primer trimestre del año un total de 600 fondos desaparecieron de la oferta en el continente, debido a la suma de 396 liquidaciones y 204 fusiones, frente a 435 fondos lanzados, lo que quiere decir que a finales de marzo había 165 fondos menos disponibles para los inversores europeos que a cierre de 2012, 31.854 en total, según los datos del último informe de Lipper Thomson Reuters sobre “Lanzamientos, liquidaciones y fusiones en la industria europea de fondos: primer trimestre de 2013”. Esa reducción es la mitad que la de tres meses antes.

Con estos datos, la industria encadena ocho trimestres con reducción neta de fondos (desde comienzos de 2011), pues la nueva oferta no supera a la que desaparece tras movimientos de fusión o liquidaciones, pero desde el segundo trimestre del año pasado la reducción se ha ralentizado –desde que en ese momento hubo una reducción de 458 fondos–, hasta el punto de que el número de liquidaciones se situó de enero a marzo en el nivel más bajo de los últimos cinco años, el 30% por debajo del pico de 566 del primer trimestre de 2009 y el 20% menos que en el mismo trimestre del año pasado.

El número de fusiones se mantuvo estable (de las 205 de enero a marzo del año pasado a las 204 del último dato), lo que muestra que distintos mercados siguen distintos caminos hacia la consolidación pues en España, los datos indican que la consolidación se realiza sobre todo vía fusiones.

Pero, a pesar de ese relativo bajo número de liquidaciones, la consolidación continuó porque el número de lanzamientos también se situó en mínimos del primer trimestre de los últimos cinco años. La cifra de nueva oferta, 435 productos, fue un 14% menor a la del mismo periodo de 2012, cuando se lanzaron 506 fondos.

Según el informe de Lipper, la tendencia a las liquidaciones y fusiones se ha desacelerado, un posible indicador de que la industria “ha pasado el nivel máximo de consolidación de su rango de fondos”. Sin embargo, los autores del informe consideran que aún hay promotores que tendrán que reducir sus gamas. Por su parte, interpretan los menores lanzamientos como fruto de la incertidumbre del mercado y la falta de nuevas tendencias de productos. Según un reciente estudio de Cerulli, los profesionales creen que habrá una reducción del 30% de fondos en Europa a lo largo de todo el año.

Renta fija: la única gama que crece

Entre los nuevos lanzamientos, la mayoría, 165, fueron de renta fija, junto a 121 de bolsa, 111 mixtos, tres monetarios y 35 de otras categorías. En los liquidados la mayoría fueron sin embargo de bolsa, 95, junto a 56 de bonos, 72 mixtos, 26 monetarios y 147 de otras categorías, así como en las fusiones (56 de bolsa, 35 de renta fija, 57 mixtos, 23 monetarios y 33 de otras categorías). Así, la oferta se redujo sobre todo en fondos de otras categorías (145 menos), seguidos de los monetarios (46 menos), renta variable (30 menos) y mixtos (18 menos), mientras los de renta fija fueron los únicos que aumentaron en número de enero a marzo de 2013, con 74 fondos más.

Con todo, los de renta variable siguen dominando el mercado europeo, con el 37% del total de fondos disponibles, seguidos de los mixtos (25%) y los de renta fija (22%). Los monetarios suponen solo el 5%. Los fondos garantizados, que suponen cerca del 40% de los activos totales en fondos en España, están dentro del 11% de otros productos europeos, junto a los inmobiliarios, hedge funds o fondos de materias primas. Por países, Luxemburgo sigue dominando, con 8.581 fondos domiciliados, seguido de Francia, con 4.907.

Cautela

Los autores del informe hacen hincapié en que los flujos de capital hacia la industria han sido positivos en el periodo y la bajada de tipos del BCE está favoreciendo mercados como la renta variable o el inmobiliario pero advierten de que “solo es una parte del escenario”. “Los mercados aún se mueven por la política y las últimas decisiones en el contexto de la crisis en Chipre indican que la estrategia de la UE ha cambiado: con la decisión de obligar a los inversores a participar en la reestructuración de los bancos del país, la crisis de deuda soberana ha entrado en una nueva fase”. Con respecto a las incertidumbres futuras, señalan algunos países de Europa del Este y Francia, así como la implementación de la Directiva de gestores alternativos o la tasa Tobin.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído