La confianza del inversor español se sitúa en mínimos desde 2009


El índice de confianza del inversor español encadena siete trimestres consecutivos en negativo, registrando un aumento significativo del pesimismo en el último trimestre. El indicador se sitúa en -2,17 puntos entre julio y septiembre, el peor dato desde marzo de 2009, de acuerdo con los resultados de la encuesta que elabora trimestralmente JP Morgan Asset Management. La crisis económica continúa siendo la principal razón esgrimida por los encuestados para justificar su pesimismo, hasta el punto de que la cifra de inversores que creen que la salida de la crisis no se producirá en al menos dos años se sitúa en máximos históricos de este indicador con casi un 92%.

El descenso del valor del índice con respecto al del trimestre anterior (-0,99 puntos), se explica por el significativo incremento del número de inversores que consideran que los mercados bursátiles bajarán en los próximos seis meses, situando en mínimos históricos el número de inversores que consideran que los mercados subirán. Si tenemos en cuenta los datos mensuales del índice, el pesimismo ha ido aumentando cada mes, ya que en julio el índice se situaba en -0,8 y cayó hasta -3,6 en septiembre.

Si dividimos el índice entre “ahorradores puros” (aquellos que tienen en cartera únicamente depósitos, libretas o cuentas de ahorro) e “inversores” (aquellos que además tienen posiciones en fondos de inversión, renta variable, renta fija o inversión inmobiliaria), ambos han ganado en pesimismo con respecto a la oleada anterior, aunque lo han hecho de forma más agudizada los “inversores”, al contrario que en anteriores ocasiones.

Buenas perspectivas para el mercado español

Para los inversores que creen que los mercados van a subir en los próximos seis meses, los mercados asiático y español son los que ofrecen mejores perspectivas. Ambos mercados son los únicos que reflejan una mejora de las expectativas con respecto al trimestre anterior. Este dato puede resultar sorprendente dado el pesimismo reinante acerca de la situación económica en nuestro país, también reflejado en los resultados de la encuesta.

Con todo, el pesimismo de los inversores españoles sobre la salida de la crisis se sitúa en máximos históricos. El 92% de los inversores estima que la recuperación todavía tardará en producirse al menos 18 meses, con una amplia mayoría de encuestados (84% del total) que teme que este periodo será superior incluso a los dos años. Este sentimiento sobre los mercados se ve reflejado a la hora de contratar nuevos productos de ahorro e inversión, ya que se mantiene la tendencia de contratar productos que garanticen una rentabilidad sostenida con el paso de los años.

En línea con esta tendencia de las últimas oleadas del índice, el 94% de los encuestados reconoce tener un depósito, cuenta o libreta de ahorro, que proporcionan un tipo de interés fijo. Mientras tanto el resto de productos (fondos de inversión, planes de pensiones, acciones en bolsa, inmobiliaria y renta fija) experimentan una ligera caída con respecto al trimestre anterior.

Un 5% más no contratará ningún producto a un año

La encuesta elaborada por JP Morgan Asset Management y GFK Emer dedica también un apartado a recoger las intenciones de los inversores para los próximos seis meses. Lo más significativo es la caída de un 4% de la previsión de contratación de depósitos y el aumento de un 5% de los que no prevén la contratación de ningún producto. Esto último puede deberse a la falta de capital disponible para inversión y al aumento en la incertidumbre de los mercados en los últimos meses.