La confianza de los inversores españoles vuelve a terreno positivo por primera vez en cuatro años


La confianza del inversor español continuó en el último trimestre de 2013 la senda ascendente iniciada este año, y ha regresado a un territorio positivo que no veía desde el cuarto trimestre de 2009. De acuerdo con los resultados de la encuesta que elabora trimestralmente J.P. Morgan Asset Management, el índice, que encadena por primera vez cuatro trimestres consecutivos de recuperación, se situó en 0,24 puntos el último trimestre del año, frente al -1,3 registrado en el tercer trimestre, y el -4,35 en que finalizó el 2012. El retorno a tasas positivas se produce tras un periodo récord de 15 trimestres con el índice en términos negativos.

El índice de confianza del inversor se obtiene ponderando las respuestas a pregunta de cómo cree que evolucionarán los mercados bursátiles en los próximos 6 meses. La media de todas las evaluaciones indica la tendencia del mercado. Si todos los encuestados contestaran “Muy probable suba”, el valor del índice sería +20, mientras que si todos contestaran “Muy probable baje”, sería -20. Las señales de mejora que se vienen detectando a través de algunos datos macroeconómicos, la relajación de las condiciones para el acceso a la financiación, y la positiva evolución de los mercados, han provocado que poco a poco los inversores españoles estén comenzado a recuperar parte de la confianza perdida en estos años de crisis.

Es significativo igualmente que el porcentaje de encuestados que creen que la bolsa empeorará en los próximos seis meses cae ocho puntos, hasta el 26,9% del total, y se sitúa en su nivel más bajo de la serie histórica. En diciembre de 2012 ese porcentaje de pesimistas ascendía al 49%. En el otro extremo, el porcentaje de los que creen que la bolsa subirá en los próximos seis meses se sitúa en el 31,2%, su nivel más alto desde abril de 2008 (frente al 13% de abril de 2012).

Señales de mejoría

En la batería actitudinal (sección de la encuesta en la que se recoge la percepción del encuestado sobre la evolución esperada de diferentes variables económicas, como el PIB, la inflación o el empleo) la encuesta profundiza en esas señales de mejoría detectadas por primera vez en primavera de 2013, y que se manifiestan cada vez con mayor fuerza. De este modo, aumenta el número de los que están de acuerdo en que el empleo mejorará en los próximos seis meses, y el porcentaje de los que creen que estamos percibiendo los primeros síntomas de recuperación económica en nuestro país.

No obstante, esta mejora de la confianza inversora aún no termina de trasladarse hacia una anticipación de la salida de la crisis: el 83,3% de los encuestados opina que tardaremos más de dos años en ver el final, prácticamente sin cambios frente al 83,4% del trimestre anterior. Es singular el análisis de este indicador desde su puesta en marcha, a mediados de 2007, ya que por aquel entonces tan solo un 47% de los encuestados opinaba que tardaríamos en salir de la crisis más de dos años.  Además, es especialmente reseñable que hay un 62,9% del total que no creen que la crisis finalice en al menos tres años.

Intenciones de inversión para los próximos seis meses

La encuesta elaborada por J.P. Morgan AM y GFK Emer dedica también un apartado a recoger las intenciones de los inversores para los próximos seis meses. Los depósitos y las cuentas de ahorro vuelven a ser los productos favoritos, con un repunte de 2,3 puntos hasta el 75%, y ello a pesar de la reducción en la rentabilidad de estos productos registrado en los últimos meses. Este hecho refleja la valoración a la hora de invertir de “no perder dinero” frente a opciones que pueden conllevar un nivel de riesgo algo más elevado (un 46% de los encuestados prefiere “no perder dinero” frente al 34% en el 2007, antes del inicio de la crisis; no obstante, esa cifra ha descendido notablemente frente a trimestres anteriores, cuando los inversores más conservadores llegaron a suponer el 54,7% del total).

Expectativas de recuperación para los mercados de Europa y Asia

Los inversores que consideran que los mercados subirán en los próximos 6 meses creen que el mercado europeo será el que mejor se comporte, con un apoyo del 24,2% de los encuestados. El mercado español conserva la segunda plaza pero cae dos puntos frente al trimestre anterior, hasta el 19,1%. El índice aporta también una visión sobre la confianza de los inversores desglosada entre las principales zonas geográficas del país. Los resultados reflejan igualmente una mejoría de la confianza, si bien este caso el saldo final sigue arrojando cifras negativas, pues el periodo de cálculo va de julio a diciembre. Los inversores menos pesimistas son los de la zona centro, y los menos optimistas los del norte.

En Cataluña y Aragón mejora en 2,4 puntos, y es una de las regiones que históricamente ha mostrado una mayor confianza por parte de los inversores. En la Comunidad Valenciana y Murcia mejora 1,6 puntos y se sitúa en  -0,7; son once semestres en negativo. En la Comunidad de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha el pesimismo se reduce en dos puntos, y el indicador se queda al borde de recuperar el terreno positivo. En Andalucía recupera 2,2 puntos (hasta -0,8). En Galicia y Asturias la confianza de los inversores en esta región se sitúa en -0,3, tras recuperar 1,8 puntos. Más pesimistas son en País Vasco y Cantabria, que están a la cola en cuanto a confianza inversora, con una recuperación de tan solo 1,2 puntos, que deja el indicador en -1,1. Canarias ha sido la región donde más ha mejorado la confianza, 2,6 puntos, pero al partir de niveles inferiores se mantiene como una de las zonas geográficas con la confianza inversora más baja (-0,8 puntos).

La encuesta de confianza del inversor de J.P. Morgan AM en España ha cumplido ya seis años. Esta encuesta, que la gestora estadounidense lleva realizando también en Alemania desde 2002 y en Suecia desde 2004, tiene por objetivo conocer el comportamiento y las motivaciones del inversor/ahorrador, así como la evolución de su nivel de confianza en los mercados. El perfil del inversor español es un individuo de 52 años de media, casado, residente en hogares con una media de 2,5 miembros y ubicado mayoritariamente en la zona noreste y centro de España.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído