La confianza de los inversores españoles en los depósitos va a menos: ¿qué productos se benefician de ello?


La confianza de los inversores españoles se consolida y acumula valores positivos por cuarto trimestre consecutivo. Es el resultado más relevante de la encuesta que elabora trimestralmente J.P. Morgan Asset Management y que sitúa el índice entre julio y septiembre en 1,08 puntos, un valor similar al del trimestre anterior cuando llegó a 1,14. El dato registrado el trimestre pasado mostraba unas expectativas en el inversor español no vistas desde 2007, con lo que se confirma y extiende la tendencia positiva iniciada a finales del año pasado.

Los datos se corresponden con los últimos indicadores conocidos de la economía española y la evolución de los mercados, que se mantienen en terrenos positivos pero reflejan una cierta estabilización en los últimos meses. En todo caso, se aleja la larga serie de cifras negativas registradas durante la crisis económica y confirman las buenas expectativas de los inversores sobre el comportamiento de los mercados en un futuro próximo. Así, los encuestados que creen que es probable o muy probable que los mercados bursátiles bajen en los próximos meses llegan a su mínimo desde que se realiza la encuesta, con el 20,4%. Mientras, el 29,6% prevé ascensos y la mitad de la muestra espera que se mantengan en los niveles actuales.

La crisis influye menos a la hora de invertir

Los inversores españoles que entienden la crisis económica como un factor a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo sus operaciones se encuentran en el mínimo histórico, 25,9%, lo que supone cinco puntos menos que el trimestre anterior. Con ello prácticamente iguala el 25,4% de encuestados que se fijan en los tipos de interés y el Euribor cuando toman sus decisiones, con un avance de cinco puntos respecto al trimestre previo.

Esta creciente preocupación por la evolución de las rentabilidades se refleja también en las respuestas sobre las intenciones de los inversores en los próximos seis meses. Los depósitos y cuentas de ahorro se mantienen como el producto favorito, pero de nuevo vuelven a caer, esta vez hasta el 60,2% lo que suponen casi seis puntos menos que entre abril y junio y su nivel más bajo desde 2009.

Los productos que más se benefician de esta bajada de los depósitos son los fondos de inversión y los planes o fondos de pensiones. En cuanto a los fondos, continúan sumando el favor de los inversores, con una subida de 1,3 puntos hasta el 4%, el mayor registro desde 2010. Estos datos parecen indicar que se abre paso un cambio gradual en el comportamiento de los inversores, dispuestos a diversificar los instrumentos que eligen y reducir su presencia en productos menos activos y que ofrecen reducidos tipos de interés, en busca de mayor rentabilidad.

Sólo Europa mantiene el ritmo

Los inversores refuerzan sus esperanzas sobre los mercados europeos, que pasan a ser los que cuentan con más probabilidad de subir en el futuro cercano, según las opiniones de los encuestados. Concretamente, el 22,1% confían en avances, frente al 18,6% que sitúa a las plazas españolas como las que más avanzarán. Frente a estos datos, encontramos la caída del mercado asiático, que desciende casi 3 puntos hasta el 17,1% y pasa de la primera a la tercera posición.

El retroceso del pesimismo de los inversores constatado en las últimas oleadas de la encuesta se plasma también cuando los entrevistados razonan sus expectativas sobre los mercados. El poco peso que tiene la crisis en las decisiones del inversor podemos encontrarlo también con respecto de sus expectativas de los mercados bursátiles. Un tercio de los que opinan que el mercado subirá, entienden que el motivo se encuentra en que existe una mejoría de la situación actual. En el otro extremo, entre los pesimistas que prevén una bajada, el 51,6% culpan a la crisis, lo que representa 13 puntos menos que el trimestre anterior y un mínimo histórico.

Sin embargo, los inversores aun tienen prevenciones. Por eso y como viene ocurriendo en los últimos trimestres, tres de cada cuatro entrevistados sitúan el final de la crisis dentro de más de 3 años. Los datos pueden indicar que perciben la mejora de la actividad económica que respalda su optimismo, pero entienden que se tardará más en alcanzar una situación similar al momento anterior del inicio de la crisis.

Metodología para la elaboración de la encuesta de confianza del inversor de J.P. Morgan AM

La encuesta de confianza del inversor de J.P. Morgan Asset Management en España ha cumplido ya siete años. Esta encuesta, que la entidad lleva realizando también en Alemania desde 2002 y en Suecia desde 2004, tiene por objetivo conocer el comportamiento y las motivaciones del inversor/ahorrador, así como la evolución de su nivel de confianza en los mercados. El perfil del inversor español es un individuo de 50 años de media, casado, residente en hogares con una media de 2,8 miembros, ubicado mayoritariamente en la zona noreste y sur de España y de clase alta y media-alta.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído