La composición del índice, clave para explicar el rally bursátil


La gradual salida del confinamiento que se ha llevado a cabo en muchos países unido a la leve caída en los  nuevos contagiados y fallecidos a causa del COVID-19 en algunos de ellos son dos de las razones que han estado detrás de que algunos de los principales índices del mundo hayan despedido con alzas más sesiones de las que lo han hecho con pérdidas. Sin embargo, eso no quiere decir que no haya habido una gran divergencia entre los distintos índices.

Por ejemplo, solo en el último mes índices como el Nasdaq o el Nikkei se han anotado alzas superiores al 10%, el doble de lo que ha ganado por ejemplo el Ibex 35. Y esas diferencias no solo se ven a corto plazo sino  sobre todo en plazos más amplios. Por ejemplo mientras que a doce meses el Nasdaq se anota un 23% de rentabilidad o el S&P500 un 8%, en Europa los principales índices siguen estando en negativo, con el Ibex 35 liderando las pérdidas al ceder un 21%.

La razón es simple: cada índice tiene su propia composición y en estos tiempos de COVID-19 la mayor ponderación de un sector u otro en el mismo es lo que marca claramente la diferencia. “No todas las acciones han experimentado el mismo rebote desde sus mínimos de marzo. Los sectores defensivos y las empresas de calidad han apoyado la subida del mercado. En Estados Unidos, este fenómeno se acentúa aún más por la favorable evolución de las mayores empresas del S&P (Microsoft, Apple, Amazon, Facebook y Google). En cambio, los sectores cíclicos siguen quedándose atrás”, explican desde Bank Degroof Petercam.

 “Actualmente el S&P500 sube mucho más que el MSCI World porque tecnología, salud y comunicaciones suponen nada menos que el 53% del índice. Por tanto, el motivo por el que un determinado índice bursátil lo hace mejor o peor se centra más e la composición sectorial del índice, que en la coyuntura económica del país en cuestión. Las empresas son cada vez más multinacionales y se ven menos afectadas por un determinado riesgo país”, explican desde Unicorp patrimonios en su blog. En el caso del Ibex, sin embargo, los sectores que más pesan son el bancario (18,7%) y el de servicios públicos (25,3%), según explican.

Esta composición de los índices no tiene que estar siempre en línea además con la composición de la economía de cada país y de ahí que e muchas ocasiones los índices que más suben no se correspondan muchas veces a las economías que tienen mejores previsiones de crecimiento. “No hay una respuesta fácil a la pregunta de qué índices de acciones están en el nivel correcto dadas las perspectivas económicas. Yo diría que, como clase de activos, preferiría mantener una cesta de acciones estadounidenses que tuviera empresas a la vanguardia de tendencias como la digitalización y la innovación en la atención sanitaria, que una cesta de acciones europeas con una gran exposición a un sector financiero cuestionado. El índice Euro Stoxx es mucho más barato que el S&P500 en la mayoría de las métricas y hay razones para ello”, afirma Chris Iggo,  CIO de Core investments de Axa IM.

De hecho, a la hora de hacer pronósticos sobre qué regiones pueden comportarse mejor los próximos años, desde Unicorp tienen claro cual es la metodología adecuada para ello. “No hay más, es mucho mejor identificar temáticas o sectores que liderarán los mercados los próximos meses, que identificar países”, afirma.

 

Lo más leído