La Comisión propone abrir los EuVECA y EuSEF a todas las gestoras


Los grandes gestores de fondos que gestionan activos por valor de más de 500 millones de euros y autorizados bajo la directiva AIFMD también podrán comercializar y gestionar fondos de capital riesgo europeos (Euveca en sus siglas en inglés) y fondos de emprendimiento social europeos (EuSEF en sus siglas en inglés). Al menos, así lo ha propuesto este jueves la Comisión Europea al Parlamento y al Consejo para su adopción mediante el procedimiento de codecisión. La propuesta de la Comisión se enmarca en el proceso de revisión a que se han sometido los dos Reglamentos que regulan desde 2013 ambos productos, una revisión que estaba prevista para dentro de un año, pero que se adelantó ya en 2015 con la apertura de una consulta pública ante el descontento de buena parte de la industria con esta normativa. Además de ampliar la gama de posibles gestores, la Comisión también propone ampliar la lista de activos/empresas admisibles para los EuVECA y prohibir las tasas impuestas por las autoridades nacionales para facilitar y abaratar la comercialización transfronteriza de EuVECA y EuSEF.

Teniendo en cuenta las conclusiones de la consulta abierta en 2015, la Comisión ha considerado necesario ampliar la gama de gestores autorizados para comercializar y gestionar EuVECA y EuSEF también a fin de incluir a los grandes gestores y autorizados en virtud del artículo 6 de la Directiva de Gestores de Fondos de Inversión Alternativos. La propuesta señala que el hecho de que los gestores FIA puedan proponer una gama de productos completa a sus clientes de su Estado de origen, pero también de otros Estados miembros aumentará la penetración global de los EuVECA y EuSEF. Estos gestores deberán seguir cumpliendo las exigencias de las directiva AIFM y ciertas reglas de los reglamentos de las nuevas etiquetas que podrán comercializar.

Respecto de los activos elegibles, la Comisión entiende que debe ser posible que los EuVECA puedan invertir en pequeñas empresas de capitalización media y pymes que cotizan en los mercados destinados a financiar el crecimiento de este tipo de empresas. Se espera que esto permita a más empresas beneficiarse de las inversiones del capital riesgo y que ello haga más atractivas las inversiones gracias a una mayor diversificación del riesgo. En concreto, la propuesta autoriza las inversiones en empresas de hasta 499 empleados.

Respecto a los inversores, aunque se estudió la posibilidad de bajar la inversión mínima actual de 100.000 euros, finalmente este suelo permanece ya que un importe inferior podría suponer “riesgos importantes para la protección de los inversores”. Respecto de la reducción de costes, la propuesta prohíbe expresamente las tasas que algunos Estados miembros están imponiendo; se simplifican los procedimientos de registro.

Estas reformas forman parte de una serie de medidas que está tomando la Comisión Europea para estimular el capital de riesgo en Europa, medidas que también contemplan el uso de apoyo presupuestario de la UE para atraer capital procedente de grandes inversores institucionales a través de un fondo de fondos de capital riesgo paneuropeo, así como el fomento de las mejores prácticas en materia de incentivos fiscales nacionales al capital riesgo al efecto de estimular las inversiones en pymes y empresas de nueva creación. La Comisión Europea también prestará asistencia técnica a los Estados miembros que deseen fomentar la financiación a través del mercado, capital riesgo inclusive.

Para el comisario Jonathan Hill, el anuncio de estas medidas ha supuesto su último acto como comisario. “Me alegra anunciar, como mi último acto como comisario, medidas que reforzarán los mercados europeos de capital riesgo. Necesitamos que las empresas europeas tengan más opciones de financiación y que sean capaces de atraer la inversión que precisen aquí en la UE. Esto supone otro paso hacia la creación de la Unión de los Mercados de Capitales, declaró. Por su parte, el responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad Jyrki Katainen, señaló que con estas medidas se elimina “otra barrera a la inversión a escala de la UE, lo que constituye un objetivo fundamental del Plan de Inversiones para Europa. Los tres cambios tendrán como resultado que un mayor número de pymes pueda obtener acceso a la financiación vital necesaria para el desarrollo de sus empresas”.

Archivos adjuntos

Lo más leído